lunes, 25 de octubre de 2010

Flamenco y Cante Jondo



Según Blas Infante el término "flamenco" proviene de la expresión hispanoárabe fellah mengu, que significa "campesino sin tierra". Según él, muchos moriscos se integraron en las comunidades gitanas, con las que compartían su carácter de minoría étnica al margen de la cultura dominante. Infante supone que en ese caldo de cultivo debió surgir el cante flamenco, como manifestación del dolor que ese pueblo sentía por la aniquilación de su cultura.

Granada. Febrero de 1922. Federico García Lorca da una conferencia sobre Cante Jondo. En ella, el poeta hace una distinción entre el Flamenco y el Cante Jondo marcada por la estructura musical, la antigüedad y el espíritu de estas dos formas artísticas: "La diferencia esencial entre el Cante Jondo y el Flamenco es que los orígenes del primero hay que buscarlos en los sistemas de la música primitiva de la India, mientras que el Flamenco (una consecuencia del Cante Jondo) no adquiere su forma definitiva hasta el siglo XIII".


La controversia sobre si el Flamenco es de origen gitano o andaluz se ha enredado un poco al no distinguir entre lo que llamamos Flamenco (en general) y el Cante Jondo. El Flamenco es un fenómeno típicamente andaluz aunque los gitanos andaluces hayan contribuido en mucho a su desarrollo. El Cante Jondo, por lo contrario, es un fenómeno típicamente del gitano de la Baja Andalucía, aunque el ambiente andaluz haya contribuido a su desarrollo. 

Si los gitanos que se asentaron en Andalucía, lo hubieran hecho en otro lugar, digamos Galicia, el Cante Jondo posiblemente no existiría hoy día. Hubieran desarrollado otra forma de cante al igual que ha ocurrido en Hungría o Rumania. 

Así que no hay dudas de que la ecología cultural de Andalucía influye al gitano en su cante. Por el contrario, si borrásemos a los gitanos de la ecuación, Andalucía no hubiera desarrollado un Cante Jondo tal como lo conocemos hoy día. Distingo, entonces, entre el Flamenco (andaluz) y el Cante Jondo (gitano). El Flamenco siempre ha sido popular en Andalucía; el Cante Jondo nunca lo fue. Cuando usted entraba en una casa de vecinos (no gitanos) aunque fuese en Triana, veía a las mujeres como cantaban mientras hacian sus quehaceres y notaba que no cantaban martinetes ni siguiriyas. ¿Por qué? Porque el Cante Jondo no es andaluz, en el sentido del pueblo. No es "popular", nunca lo fue. El andaluz (no gitano) cantaba lo suyo, las sevillanas, fandanguillos, cuplés, los "cuatro cascabeles" y las canciones de Antonio Machín. Ahora, si entraba en una casa gitana oiría posiblemente unos martinetes o unos tangos. Creo que esto explica, en parte, el porqué en la historia y desarrollo del Cante Jondo no hayan existido (ni existen) dinastías payas. Todas las casas, sin excepción, todas las familias son gitanas: Mairenas, Sorderas, Pavones y demás. ¿Por qué? Porque el andaluz en general no conocía al Cante Jondo hasta que los gitanos lo sacaron a relucir durante la época de los Cafés Cantantes.

Diego de Morón            Autor: Martin Steel
La controversia seguirá pero repito que no debería de haberla si separamos el Flamenco del Cante Jondo. Conste que hablo de orígenes y no de usos. Para cantar una seguiriyas no es necesario ser gitano o payo; es necesario saber cantarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada