viernes, 31 de mayo de 2013

La actualidad social y política de Andalucía


El pasado jueves 31 de mayo a las 21,00 horas, en el centro Social Julio Vélez de Morón, tuvo lugar una didáctica conferencia a cargo del Catedrático de Antropología Social y Cultural de la Universidad de Sevilla Isidoro Moreno, bajo el título "La actualidad social y política de Andalucía". Viendo a Isidoro, me retrotrae la retina del recuerdo a las primeras elecciones democráticas en Morón  con mítines multitudinarios en la que el factor común de los partidos progresistas era  mejorar las condiciones básicas de los ciudadanos.
Es evidente que sus conferencias no dejan indiferente a nadie, siendo motivo para la reflexión. Por lo dilatado de su conferencia y al mismo tiempo por lo limitado de mi persona para tomar notas, he colocado en el blog de mis culpas lo más significativo.
…Seguimos en plena crisis. La crisis actual nos es presentada como financiera y económica pero eso es sólo parte del conjunto. Es además,  una crisis social, política, climática, energética, alimentaria y de valores. Nuestra brújula debiera señalar los objetivos sociales que tenemos tanto a nivel individual como colectivo. La crisis es una crisis sistémica en su conjunto tanto a nivel europeo como mundial.

Hay quienes manifiestan que la respuesta debiera ser la misma en todas partes, pero eso es sólo la parte de la verdad ya que los efectos no son los mismos en los distintos territorios como en las clases sociales. Los efectos de esas causas son diversos dependiendo de cada país. Estamos en una crisis coyuntural para algunos. El sistema capitalista cada equis tiempo entra en crisis, sale de la crisis, etcétera.

Pero lo que es evidente es que no existe el sitio anterior a la crisis a donde regresar debido a que hemos retrocedido muchos años -la pérdida de servicios públicos, pérdida de derechos laborales, las pensiones que se van a relacionar a nivel macroeconómico (van a bajar). En esta crisis están siendo arrebatados los derechos conseguidos durante más de un siglo.
Andalucía tiene una identidad histórica, cultural y política es decir, tiene una triple identidad. Pero si partimos de que somos un pueblo, una nación aunque no seamos conscientes ya que existen bloqueos del dominio nacionalista español. La miopía dogmática de la izquierda tradicional y la presión de la “lógica neoliberal” negando la diversidad. El pueblo andaluz no es reconocido como tal nación.

Sabemos que la mitad del Estado español tiene un 27% de paro. En Andalucía tenemos un 37% de paro, si lo comparamos con el País Vasco que tiene un 17%. Es decir, que en Andalucía tenemos más del doble de paro que en el País Vasco. En el paro juvenil en Andalucía tenemos un 67%. El empleo que se ha destruido en Andalucía es mucho mayor que la media española. El empleo público que tiene que ver con las Administraciones Públicas en Andalucía se ha perdido un 12% mientras que en España un 8%. Sin embargo, se dice que se está haciendo mucho en política social. En la emigración, la cantidad de gente que se está yendo al extranjero. La diferencia es que antes se iban a emigrar las personas con la maleta de cartón amarrada con una cuerda y ahora se marchan con un portátil bajo el brazo.
Después de más de  treinta y cinco años de Autonomía en Andalucía con un gobierno de izquierdas seguimos con un alto nivel de desempleo y mayor desempleo juvenil  pero formado.

¡Alguien cree que esto es consecuencia de la crisis!. En 2007, antes de la crisis, el 27% de los andaluces vivían por debajo del umbral de la pobreza y todavía no había empezado la crisis. Había que plantearse el Estatuto de Autonomía aprobado en 1981.

Los que hicieron el Estatuto de Andalucía no aprovecharon las posibilidades para bajar el paro, frenar la emigración, etcétera. Nos contaron que el Estatuto solucionaba los problemas de Andalucía pero lo que es evidente es que  la desigualdad con otros pueblos del Estado es todavía mayor que hace 35 años. El Estatuto no ha servido ni para gestionar el Guadalquivir como río totalmente andaluz. Ni la Reforma Agraria ha podido seguir adelante por falta de competencias. Sin embargo, se ha impulsado en treinta y tantos años el impulso del urbanismo salvaje (burbuja inmobiliaria) a costa del medio ambiente. Se protege lo privado antes que lo público. Se teje una red de intereses político-financiero que ha dado corrupción sin responsabilidad alguna. Nos dijeron que Andalucía se iba a convertir en la California de Europa y que sería el motor de España. Estamos peor comparativamente hablando que otros pueblos al no haber disminuido las desigualdades de las comarcas más deprimidas ya que siguen existiendo desequilibrios territoriales. Los ricos son cada vez más ricos existiendo cada vez más gente en  exclusión social.
A nivel de crisis política estamos en la crisis de la I Restauración. Se montó un sistema bajo Isabel II (1874-1931) donde se instauró el bipartidismo de alternancia (no de alternativa) con Cánovas y Sagasta que teoría estaban enfrentados pero en realidad más de lo mismo, representando los intereses de los poderosos (conservadores y liberales).

Desde el final de la Dictadura tenemos una Partitocracia de dos partidos salvo el País Vasco: UCD y PSOE en los primeros años de la Democracia y PSOE-PP desde 1982. No suponen alternativas ya que es la otra cara de la misma moneda cayendo en el clientelismo y en la corrupción.
La otra cara de la II Restauración Borbónica. La dictadura de Primo de Rivera y el sistema se hundió. La monarquía en la actualidad ha perdido aceptación en los últimos años. Existe una situación de casi derrumbe en esta partitocracia.

Dice la Constitución que el cauce fundamental de la participación política es a través de los partidos políticos (pactaron con los sectores más influyentes del franquismo) y entraron en ese juego desde el principio, reduciendo lo político a lo institucional. Partidos grandes, no grandes partidos que han venido haciendo desde el principio la cesión de soberanía al sistema financiero (la troika). Por tanto, no somos un país independiente ya que las palancas de decisión no las tiene el gobierno en las cuestiones centrales que tienen que ver con lo económico.
Un pacto antes de terminar la pasada legislatura entre el PSOE y Rajoy decidieron cambiar un artículo de la Constitución y poner el pago de la deuda por encima que cualquier otra cosa. Eso explica la situación que estamos padeciendo en la actualidad del bipartidismo y no digamos en el desmantelamiento de los servicios públicos. Van a fusionar por decreto el Hospital Virgen Macarena con el Hospital Virgen del Rocío, porque hay que ahorrar. El gobierno andaluz debe a la Universidad de Sevilla 180 millones de euros. El ámbito político nos lo han reducido. Lo que toca si no estamos satisfechos es cada cuatro años votar otra cosa. Las decisiones políticas han aceptado un acuerdo sobre la deuda. No pueden gestionar nada más que la escasez o los intereses que defienden las grandes corporaciones bancarias.

Ahora, parece ser que puede haber un cuatripartidismo sin ninguna diferencia. En Andalucía se han abandonado los barrios marginados. Sin embargo, se han gastado 130 millones de euros en las Setas de la Encarnación...

Valderas manifiesta en una entrevista:

1. Andalucía está marcando la alternativa desde una posición de izquierda.

2. El pacto del gobierno es perfectamente trasladable.

3. Es el único camino para hacer frente a la derecha.

4. Este país ha dicho no al bipartidismo (apuntalando a una de las partes).

5. Hemos hecho ajustes (se echa a la gente, se rebajan salarios).

6. Este gobierno tiene aroma de izquierda (y con el aroma tenemos que conformarnos).

Terminó su ponencia Isidoro Moreno, preguntándose después de estar más de treinta años sin estar en la política convencional ¡qué se puede hacer ya que las cosas están de tal manera que hay que definirse!.

1. Las personas deben convertirse en ciudadanos, no sólo en votantes o consumidores.

2. Política es casi todo y hay que propiciar ámbitos sobre la realidad. Los temas de decisión, control y puesta en práctica de las decisiones que ésta tome.

3. Decisiones desde abajo hacia arriba participando en el debate político.

4. Potenciación del municipalismo impulsando la participación directa de la gente (en nuestro caso Andalucía).

5. La necesidad del poder andaluz para decidir sobre nuestros asuntos sin que lo decidan en Madrid o Bruselas.

6. Convertirnos en ciudadanos conscientes que decidan y los portavoces adopten las decisiones de la mayoría.

7. Convertir la indignación con el sistema en objetivos.

Una sociedad que pone en el centro lo económico hasta en las relaciones personales es una sociedad inhumana (postcapitalismo). ¡Debemos de poner en el centro las aspiraciones de los seres humanos!…

Desde el Centro Social Julio Vélez para el blog de mis culpas…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada