miércoles, 17 de julio de 2013

Desde Lucus Augusti hasla la monumental Oviedo


 
Desde Santiago de Compostela iniciamos viaje hacia A Coruña, visitando la Torre de Hércules, único faro romano y más antiguo en funcionamiento del mundo ya que fue construido por los romanos como faro de navegación en el siglo I. Posteriormente nos dirigimos hacia el Finis Terrae  como la parte más occidental del mundo conocido en tiempos ancestrales donde terminaban las primitivas peregrinaciones.
 
 
De camino hacia la monumental Oviedo, visitamos la muralla romana de Lugo que rodea su casco histórico. Un muro de defensa de 2.266 metros con 85 poderosas torres que ha perdurado hasta la actualidad como monumento integrado en la estructura urbana y fuente de riqueza turística. La antigua ciudad romana de Lucus Augusti, fundada por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador Augusto en el año 13 a.C. con la finalidad de anexionar, definitivamente, el noroeste de la península Ibérica al Imperio romano donde la XX Vía Romana enlazaba Braga con Lucus Augusti  que pasaba por Brigantium (A Coruña) hasta Asturica Augusta (Astorga). La antigua Hispania es fiel testigo de antiguas calzadas romanas y puentes  que generaron una impresionante red de vías naturales  como la Vía de la Plata, Vía Atlántica, Vía Augusta, Vía Aquitania ó Vía del Norte que aún perduran en la memoria colectiva de los tiempos.
 

Dejamos la Galicia de los mil ríos y llegamos a la ciudad monumental de Oviedo, de marcado carácter cultural con sus más de cien estatuas y protegida de los vientos por el Monte Naranco. Paseamos por el Paseo de los Álamos y en una de las calles comerciales llamada Milicias Nacionales se ubica la estatua de Woody Allen con su célebre frase:

Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, bella, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada; es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas”.
 
 
 
Muy cerca se encuentra el Teatro Campoamor, uno de los teatros líricos más importantes de Europa y sede de la entrega de los Premios “Príncipe de Asturias” y donde se desarrolla una intensa actividad artística.
 
 
Visitamos la catedral de Oviedo con su torre de 70 metros de altura. En los comienzos del siglo XI desde la Basílica  del Salvador inició el monarca astur Alfonso II el Casto la primera de las peregrinaciones a Compostela para venerar la tumba de Santiago el Mayor y fundar allí en su honor la primera Basílica. Se llama Camino del Salvador la conexión de Oviedo con el Camino francés que evitaba las duras tierras del Norte y transcurría por el Sur de la Cordillera Cantábrica.
 
 
Muy cerca de la Catedral, nos encontramos con el bulevar de la sidra para degustar una parrillada de marisco y solomillo de buey a la piedra regada por la sidra como bebida tradicional que requiere de un ritual denominado “escanciado”, consistente en verter el líquido desde una altura considerable en vasos especiales para que la sidra adquiera fuerza y sabor  cuya dosis se debe tomar al instante.
 

 
Y al día siguiente llegamos al Parque Nacional de los Picos de Europa, un paraíso para los amantes de la naturaleza, la historia, la gastronomía, el ciclismo o el descanso donde Cangas de Onís y su entorno brillan con luz propia. Si me permiten emplear un símil, "subir a los Lagos de Covadonga ha supuesto una de las etapas reinas del Blog de mis culpas". Pero eso ya son palabras mayores y forma parte de otra historia.
 
Desde Oviedo para el Blog de mis culpas...
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada