domingo, 20 de enero de 2013

Profesor Carrillo Salcedo


 El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, (d) entrega el galardón de Hijo Predilecto al jurista de Derecho Internacional Juan Antonio Carrillo Salcedo, en 2009. - Paco Cazalla

 "La educación es lo que hace posible que todos los seres humanos sin distinción ni discriminación alguna puedan disfrutar de la dignidad legal que les es inherentes". 28 de febrero de 2009

El pasado sábado 19 de enero de 2013 bajo un día desapacible, nos sorprendían los medios de comunicación con la triste noticia de la pérdida  de nuestro ilustre paisano Juan Antonio Carrillo Salcedo a los 78 años de edad. Ese mismo día nos dejaba también para siempre el hermano más antiguo de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Fuensanta.

El profesor Carrillo Salcedo ó campesino del Guadalquivir como se autodefinía, ha sido catedrático emérito del Derecho Internacional e Hijo predilecto de Andalucía -2009- y de su ciudad natal, Morón de la Frontera en el año 2000 entre otros importantes reconocimientos como aquel 18 de abril de 2001 en el que  inauguró personalmente el colegio que lleva su nombre en Morón.

Por tanto, no quisiera pasar por alto desde mi modesto blog su figura  que con la gubia fina del saber supo labrar, perfilar y cimentar  los sillares del conocimiento jurídico en su dilatada y fructífera trayectoria en la defensa de los Derechos Humanos pero lo más relevante, al menos para el que escribe estas letras, ha sido su afable figura como hombre sabio y humilde que ha ejercido siempre como un moronero andaluz de talla internacional dejando una profunda huella en el mundo del Derecho y en las universidades, las cuales ha enriquecido al formar parte de su docencia.

Tan sólo quiero volver a recordar por su emotividad aquel 27 de mayo de 2003 en el Colegio Público García Lorca de Morón, donde el emérito profesor nos honró con su presencia en una conferencia magistral en el Aula de la Experiencia de Morón titulada “Estados Unidos y Europa en el mundo contemporáneo”. Tan sólo una vez, tuve la enorme satisfacción de conocerle personalmente y no me dejó indiferente.

Cuando terminó su conferencia, esperé al final para dirigirme al emérito profesor y le manifesté:

Me ha dado un fuerte abrazo para usted, Curro Cuevas. Le hubiese gustado venir, pero por motivos de salud no ha podido estar aquí con usted. Y el emérito profesor me manifestó:

¡Tú que le tocas a Curro Cuevas!
-¡Su hijo!.
-¡Le das este abrazo y dos besos de mi parte!.

Aquel  noble y sencillo gesto por parte del ciudadano Carrillo Salcedo me llegó al corazón y al alma. Una humildad al alcance de pocas personas. 

Como tampoco era usual que un catedrático de talla internacional “se disculpe  por dominar sólo cuatro idiomas”. Es cierto que ha tenido que ser un gran honor para sus alumnos disfrutar de su presencia por su calidad docente y humana ya que siempre ha reivindicado el verdadero valor de la educación como base de una sociedad más democrática y justa. Se nos ha ido no sólo un hijo predilecto sino un referente de la Ética con mayúsculas que permanecerá siempre en a retina de su pueblo.

 
Descanse en Paz, Juan Antonio Carrillo Salcedo

 Lo que de verdad es global es la miseria porque la hay en África, en Asia, en América latina, en Europa,en España, en Sevilla, en barrios marginales donde no hay equipamiento social, no hay ambulatorio médico, no hay instituto...




1 comentario:

  1. SALVADOR MORENO CARRILLO22 enero, 2013 18:54

    Muy bueno el comentario que has hecho de mi padrino Juan Antonio Carrillo Salcedo.

    ResponderEliminar