sábado, 9 de febrero de 2013

Viaje a Olvera, en la antigua ruta de los Almorávides y Almohades





El pasado 9 de febrero de 2013, estuvimos visitando la ciudad de Olvera, puerta de los pueblos blancos en el noroeste de la serranía gaditana, cercana a las provincias de Sevilla y Málaga. Desde el castillo de Pruna se observa  su imponente fortaleza  bien conservada, asentada en la cima de una gran mole de piedra caliza que junto con la Iglesia de la Encarnación forman un marco incomparable. 

Reconquistado por Alfonso XI en 1327 tras un duro asedio fue construído sobre una fortaleza árabe. Señorío de Stúñiga hasta 1460 pasa a Pedro Girón que posteriormente fue Duque de Osuna.


Las fortalezas de Pruna y Olvera pertenecían a la banda morisca y poseían una función de vigilancia que actuaban de vigía de las incursiones de las tropas castellanas. Olvera pertenecía a una de las dos importantes rutas de los Almorávides y Almohades. Una transcurría desde  Cádiz que pasaba por Arcos, Zahara de la Sierra, Olvera, Setenil y Ronda hasta el reino nazarí de Granada, ensalzada como la “Damasco de Occidente”. La otra ruta transitaba desde Tarifa y Algeciras –a la que se unía Medina Sidonia- hasta Gaucín, Algatocín, Atajate y Ronda para proseguir hasta la antigua Elvira –Granada-.

Alejandro Corrales, Paco Menacho, Antonio Pérez y Antonio Cuevas disfrutando de una grata tertulia

Sobre mediodía visitamos el Centro Comercial Corrales, el cual tuvo la deferencia de invitarnos a una copa de manzanilla junto con la degustación de algunas tapas andaluzas en su acogedora bogega, donde disfrutamos de una buena tertulia con los amigos bajo un ambiente de gran cordialidad. Es cierto, que los buenos momentos se quedan siempre grabados en la retina de nuestros recuerdos.


Iglesia de la Encarnación en Olvera

Por la tarde, después de disfrutar de la buena gastronomía de Olvera, visitamos su castillo construido a finales del siglo XII y  situado a 623 metros sobre el nivel del mar, que llegó a ser una importante plaza fuerte dentro del sistema exterior de fortificaciones del reino nazarí de Granada.

Al fondo, la torre vigía de Pruna
 
El castillo de adapta sobre la misma peña con sus lienzos de murallas y aljibes, especialmente valiosos en tiempos de asedio. Fue construido con grandes hiladas de piedras irregulares unidas con argamasa. A partir de los castillos surgen las ciudades medievales como Olvera, Setenil...

Iglesia de la Encarnación. Olvera

Subimos  mediante una angosta escalera de caracol a la Torre del Homenaje desde donde se divisaba perfectamente la torre vigía de Pruna y el castillo de Zahara de la Sierra y así sucesivamente,Torre Alhaquime, Zetenil de las Bodegas y  Ronda hasta Gaucín, Tarifa…

Dentro del mismo recinto fortificado, visitamos el Museo "La Frontera y los Castillos" de Olvera, que nos da una fiel visión de como los castillos eran considerados símbolos del poder militar en su época como signo evidente de la existencia de una sociedad violenta. En el Museo podemos apreciar "La frontera como espacio de guerra" y "La vida civil en la Frontera".



Para llevar a cabo las técnicas de construcción en los sistemas defensivos eran necesarios los oficios para construir los lienzos de murallas con los merlones, almenas, barbacanas, adarves o rondas de muros, obras de sillería y fajas, etcétera. 

Alarifes, herreros, carpinteros, guarnicioneros ó talabarteros para las guarniciones de caballería eran profesiones necesarias dentro de un recinto defensivo. En definitiva, la cultura de la madera, del hierro y del cuero.

Castillo de Pruna desde la Torre del Homenaje del castillo de Olvera

Por otro lado podemos apreciar en el Museo como se recoge la organización social de la población, la base de la alimentación como el pan, el aceite y las plantas silvestres entre las clases humildes, la construcción de los hogares con el suelo de tierra y cal con hierbas aromáticas en el suelo, el abastecimiento del agua, el legado gastronómico como la salsa de ajo mozárabe.



Las rutas del comercio -el trueque-, servían de transporte para los hombres y las ideas junto con la inseguridad de los caminos en las tierras de fronteras. El medio de transporte empleado eran las reatas de mulos ó asnos ya que existían abundantes obstáculos naturales al no existír los puentes.


Museo histórico de Olvera

Junto al castillo podemos observar la Iglesia de la Encarnación con sus dos torres gemelas de estilo neoclásico construída sobre el solar de una antigua mezquita.


Desde la bonita e histórica ciudad de Olvera  bajo un marco  incomparable de reminiscencias andalusíes legadas desde tiempos pretéritos y donde el viajero impregna su retina para el recuerdo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada