lunes, 18 de noviembre de 2013

Al Ándalus. Una mirada retrospectiva



“Fue un momento malísimo, aunque digan lo contrario en las escuelas. Se perdieron una civilización admirable, una poesía, una astronomía, una arquitectura y una delicadeza única en el mundo, para dar paso a una ciudad pobre…”

Federico García Lorca sobre la “Toma de Granada” en 1492 por los RR.CC.
10 de junio de 1936



A poco que viajemos un poco por la antigua Al Ándalus, nos daremos cuenta, -a no ser que nos anestesie e importune lo evidente-, que la cultura ansalusí es heredera de una herencia inapreciable de nos dejaron los omeyas, almorávides, almohades y nazaríes como fruto del trasvase de culturas y corrientes migratorias desde el Norte de África hasta Al Ándalus (711-1492). Es evidente que cada época tiene sus luces y sus sombras, encuentros y desencuentros.


España entra en el seno de la Casa del Islam (Dar al Islam), a partir del 711 cuando unos miles de beréberes vencieron a los visigodos de Roderico en la batalla del río Barbate (Guadalete), aplicando el nombre de Al Ándalus en un principio a todas aquéllas tierras que habían formado parte del reino visigodo: la Península Ibérica con  las Islas Baleares junto a la Septimanía francesa y con el avance cristiano se fue reduciendo al reino nazarí de Granada a partir del siglo XIII.


Fenicios, cartagineses o romanos tardaron siglos en pacificar la Península Ibérica. Sin embargo, los musulmanes la pacificaron en menos de dos años. No destruyeron sino que reconstruyeron las antiguas obras dejadas por los romanos como puentes y acueductos transformando el territorio de Al-Andalus desde su llegada en el 711 hasta el siglo XV.


Gracias a su gran cultura sobre los recursos hídricos que potenciaron, se construyeron las azudas (del árabe as-sudd, presa), albercas (del árabe, al beer-kah, estanque), los molinos con sus ruedas hidráulica o sigalla, para elevar el agua del río con sus cagilones y así poder encauzarla a una acequia destinada para riegos y fuentes, norias, aceñas o molinos harineros de agua,  aljibes, alcorques o agujeros alrededor de los árboles para almacenar el agua de riego, los azarbes que eran acequias que transportaban las aguas sobrantes del regadío para devolverlas al río. En terrenos abruptos como la sierra utilizaban el cultivo en terrazas. En la agricultura, los árabes revolucionaron las tareas del campo con nuevos métodos de cultivo, injertos, etc… Las huertas brillaron con luz propia con nuevas hortalizas como la berenjena, la alcachofa, la endivia, el espárrago. Nuevas frutas como la granada, el melón, la cidra y los albaricoques que enriquecieron nuestra dieta mediterránea.

Amanecer en Almuñécar

Los árabes introdujeron la palmera ya que la única palmera autóctona de Europa era el palmito. En urbanismo, la medina era el núcleo urbano, el zoco lugar de encuentro, la mezquita lugar de oración con su madraza para realizar estudios. Es digno de resaltar la higiene pública en su época ya que en las viviendas existía un aseo y alcantarillado al mismo tiempo que alumbrado en los siglos IX y X con baños públicos. También es digno de destacar la artesanía que hunde sus raíces en tiempos muy pretéritos destacando una notable diversidad en forjas, albardonería, talabartería y un largo etcétera, sin olvidar la industria alfarera con la elaboración de tejas árabes, cerámica y ladrillos. Un legado cultural que ha sido transmitido desde los antiguos gremios hasta nuestros días.

Pero lo que mejor caracteriza el legado de Al-Ándalus fue el espíritu de tolerancia y convivencia, que la hizo convertirse culturalmente en el faro de Europa contribuyendo con más de mil traducciones de los clásicos griegos al árabe, llevadas posteriormente al latín por eruditos cristianos.


Al Ándalus llegó a contar con setenta bibliotecas públicas, ya que casi todos en la antigua Córduba sabían leer y escribir, mientras que en la Europa cristiana, tan sólo sabía leer y escribir quien pertenecía al clero.

Se cuenta que la biblioteca del califa cordobés Alhakam II llegó a contener 400.000 tomos. Un manuscrito andalusí en papel de algodón que hoy guarda la biblioteca del Escorial, del año 1.009, prueba que los musulmanes fueron los primeros en sustituir el pergamino por el papel. Las bibliotecas de la Europa no musulmana tenían menos de cien libros en esa época.


Aparte de la cultura del agua y de las huertas, cultivaron la literatura, la ciencia, la filosofía y arte islámico como se pudo demostrar con la captura de Toledo en 1085 que hizo adelantar inmensamente los conocimientos de los cristianos revelando la esfericidad de la tierra 400 años antes de Colón. A ellos le debemos también las traducciones de los clásicos griegos: la medicina de Hipócrates y Galeno, la geografía, astronomía y trigonometría de Ptolomeo, la geometría de Euclides, la física de Arquímedes, la crítica de Aristarco, y la metafísica de Apolonio, Empédocles y Aristóteles. Versiones traducidas posteriormente al latín en la famosa Escuela de Traductores de Toledo, protegida por Alfonso X el Sabio en la que trabajaron musulmanes, cristianos y judíos. Traducciones del griego al árabe y latín que  permitieron que el conocimiento fuese conocido en Europa para dotar de base la filosofía medieval y escolástica.


Recibimos como legado del Islam español un 30% de vocablos derivados del árabe, entre ellos palabras tan bellas como Andalucía, Sevilla (Isbilya), Guadalquivir (Wad al-Kabir), naranja, limón, sandía, zanahoria, albañil, babucha, alcalde, etcétera. El ajedrez llegó a Europa a través de Al Ándalus procedente de la India. Nos legaron alimentos y recetas de cocina, bebidas, fármacos y medicamentos, armas, heráldica, temas y gustos artísticos antes absolutamente desconocidos, artículos y técnicas industriales y comerciales, costumbres y códigos marítimos y numerosas palabras como aljibe (al yubb, pozo), guitarra (qitar, instrumento de cuerdas), laúd, álgebra, cero, cifra, alambique, almanaque o astrolabio.

Los avances científicos estimularon la imaginación de Europa que permanecía en las tinieblas de una cultura primitiva. Sin embargo, toda esta bonanza cultural se vio frustrada  al verse el Califato de Córdoba involucrado en una guerra civil o fitna que determinó su caída hacia 1.031, desintegrándose en 23 reinos de taifas o banderías. Cuando cayó Toledo en 1085, Mutamid de la antigua Isbilya, viendo peligrar su futuro, pide auxilio  a los almorávides para combatir contra Alfonso VI y que al comprobar la fértil Vega del Guadalquivir deciden establecerse en ella. Posteriormente los almohades de Abu Yacub Yusuf en 1172, eligen Sevilla como capital y en honor de la batalla de Alarcos contra Alfonso VIII, deciden construir el alminar   -Giralda- de Sevilla.


La desaparición de los reinos de taifas coincide con la unificación del reino cristiano bajo el símbolo de la cruz bajo Isabel y Fernando, lo que convirtió a España en la vanguardia del catolicismo.


Sin embargo, la comunidad judía de España fue expulsada por la fuerza el 31 de marzo de 1492 y a la comunidad morisca le esperaba la misma sinrazón, a lo que hay que añadir la destrucción de miles de libros y manuscritos riquísimos. Con el amparo de la Inquisición destruyeron una civilización mucho más tolerante y culta que la de sus conquistadores.


Una época con luces y sombras, encuentros y desencuentros entre treguas y repoblación, alcazabas, aljamas, mezquitas con sus madrazas, almuédanos en los minaretes, cadíes y alfaquíes, zocos, arrabales y maqbaras, muladíes, mozárabes, mudéjares y moriscos. Lo que en definitiva, ha sido inseparable en nuestra historia y ha contribuido a nuestro modo de ser y de pensar. Lo contrario sería permanecer ciegos amputando nuestra realidad.

¡Sirva el presente poema, magníficamente plasmado, como ejemplo de la desolación que sufrieron los musulmanes tras sus derrotas a manos de las tropas cristianas!.

Ya llora al ver sus vergeles

y al ver sus vegas lozanas ya marchitas,

y que afean los infieles, con cruces

 y con campanas, las mezquitas.

Abul Beka, poeta rondeño del siglo XIII


Desde la antigua Al Ándalus, como legado de la Humanidad, para el Blog de mis culpas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada