martes, 8 de abril de 2014

Visita al Conjunto de Itálica (II)


Referente al urbanismo, en Itálica se puede diferenciar la Vetus Urbs (ciudad vieja) y la Nova Urbs (ciudad nueva). La Vetus Urbs, fue la ciudad fundada por el general Publio Cornelio Escipión y se encuentra ubicada bajo el casco urbano de Santiponce. El teatro romano se encuentra en la parte oeste de la ciudad de Santiponce.


La Nova Urbs ampliada en el siglo II por Adriano es la parte del conjunto arquitectónico de Itálica que se puede visitar existiendo zonas de carácter residencial. Se puede apreciar casas con ricos pavimentos (mosaicos), donde habitaban las élites políticas y económicas, destacando la arquitectura pública de carácter monumental como el Anfiteatro y el Teatro destinados a ocupar el tiempo de ocio de los ciudadanos y al mismo tiempo servían de propaganda para las élites políticas de la ciudad.


Itálica representa la majestuosidad de la urbe romana, visible en el trazado de sus calles y edificios públicos, todo ello integrado en un bello entorno paisajístico que nos permite un interesante recorrido por el urbanismo romano.

Las calles  dan cuenta del carácter monumental del urbanismo en Itálica. Se caracterizan por su gran anchura y aceras porticadas con enlosado y bordillos en las calles. El trazado de las vías está formado por dos calles principales que se cortan perpendicularmente (trazado ortogonal).


Una calle principal denominada cardus maximus  o calle principal (de norte a sur) -con sus grandes losas poligonales de caliza margosa denominada jabaluna o de Tarifa- y otra denominada decumanus maximus (de este a oeste). A partir de las calles principales se formaban paralelamente las calles secundarias.


Adriano dota a la ciudad de un servicio de abastecimiento de aguas junto a una red de alcantarillado que desagua en la cloaca colectiva. Una red de galerías subterráneas en forma de bóvedas por las que una persona podía caminar de pie. El agua corriente llegaba a través de un acueducto a las cisternas y desde allí se dotaba de servicio a las fuentes públicas y termas.

Los edificios termales romanos eran instalaciones donde se recibían baños. Contaba con vestuarios, letrinas, palestra para realizar ejercicios, salas frías, templadas y calientes dotadas con piscinas, bibliotecas y salones de reunión.


El Teatro de Itálica contaba con un aforo para 3000 espectadores. Se encuentra en el casco urbano de Santiponce. Contaba con un graderío en forma semicircular en torno a un espacio central que se conoce como orchestra delimitado por el escenario que se remata con una fachada monumental como fondo de la escena.

El Anfiteatro de Itálica en la Nova Urbs se encuentra entre los mayores del Imperio con un aforo entre 20.000 y 25.000 plazas. De planta ovalada con un graderío en tres niveles con una fosa subterránea destinada para albergar animales separados por corredores anulares para el desarrollo de los juegos.



Paseamos desde el Anfiteatro a través de sus galerías hasta llegar al Edificio de la Exedra, el Edificio de Neptuno, las termas, los mosaicos, el Traianeum o supuesto templo de Trajano, lo que nos da una idea de la monumentalidad del urbanismo en la antigua Itálica.


El edificio residencial de la Casa de los Pájaros tenía su entrada principal abierta al cardo máximo. Era un edificio de grandes dimensiones a la que se accedía a través del ostium, a modo de zaguán. Una vez cruzado, nos encontramos con el peristilo o galería cubierta con jardín central como principal fuente de luz y ventilación de la casa. Allí se conserva uno de los mosaicos más destacados de Itálica, con la representación de más de treinta especies de aves. También son destacables los mosaicos que se encuentran en la Casa del Planetario.



En la época de Trajano y Adriano, Itálica recibió un notable impulso pero por causas políticas y económicas del momento empezaron a cambiar su sino, cayendo progresivamente en abandono. Es a partir del siglo III cuando las familias italicenses empiezan a dar las primeras muestras de abandono de los edificios, lo que origina un expolio desde la época árabe hasta muy posterior al ser útil cualquier piedra para sillares, junto a los ladrillos, fustes o capiteles para construir nuevas viviendas.


En el año 45 a.C.  los romanos fundan la “Colonia Iulia Romula Hispalis”, -latinizando el término tartésico “ispal”- tierra llana-.


Posteriormente, otra civilización denominaría a la ciudad, Isbiliya, pero eso forma parte de otra interesante historia…

Desde la antigua Itálica, para el Blog...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada