domingo, 28 de diciembre de 2014

Desde Churriana de Brenan a Málaga

Málaga, desde el Monte Gibralfaro

Desde la antigua Casa de Gerald Brenan en Churriana, desde la que el matrimonio Brenan fuera testigo desde el mirador de su casa de la batalla de Málaga durante la Guerra Civil española -su esposa Gamel Woolsey plasmaría el trágico suceso en su libro “Málaga en llamas” publicado en 1939-, nos dirigimos por la carretera MA-20 hacia la Cañada de los Ingleses donde se encuentra el cementerio  anglicano de San Jorge construido en 1821, para poder visitar la tumba de Gerald Brenan, una figura admirable de la literatura española del siglo XX.



Tumba de Gerald Brenan junto a su esposa Gamel Woolsey. 

En dicho campo santo visitamos también la tumba  de Robert Boyd, el joven irlandés liberal de 26 años que acompañó a Torrijos, muriendo fusilado junto a él con otros 41 compañeros una mañana de 11 de diciembre de 1931 en la playa de San Andrés por defender la libertad en España. 


Un suceso histórico que ha pasado a la historia como símbolo de la lucha contra el despotismo y la tiranía reflejado en el óleo sobre lienzo de Antonio Gisbert que inmortalizara en 1888 este terrible desenlace. 

Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en la playa de Málaga. 
Óleo sobre lienzo de Antonio Gisbert, 188. Museo del Prado


Tener libertades en España ha costado un alto sacrificio en un país que aún permanece amnésico y reacio para afrontar su historia reciente. Una placa de mármol de la Asociación Torrijos por la Libertad, recuerda su memoria por defender la sagrada causa de la libertad el 11 de diciembre de 1831, con tan sólo veintiséis años de edad. 

Terminamos la jornada visitando también el Teatro Romano de Málaga que formara parte de la antigua ciudad romana de Malaca, en tiempos de César Augusto en el siglo I. d. de C. bajo la Hispania Ulterior. Se puede observar en dicho Teatro Romano, la Cavea o graderío del teatro de planta semicircular con 13 gradas con sus accesos abovedados que los romanos denominaran vomitorium. La Orchestra espacio reservado para los senadores y el Proscaenium o escenario.


El Teatro Romano descubierto en 1951 está ubicado al pie del monte Gibralfaro -Jabal al-faruk 'monte del faro',  junto a la alcazaba musulmana, al-qasaba “ciudadela”, construida entre los siglos X al XV. Numerosos materiales como los sillares, columnas y piedras talladas fueron utilizados para la construcción de la Alcazaba. El rey nazarí Yusuf I convierte en 1340 este asentamiento en fortaleza casi inexpugnable con dos líneas de murallas y ocho torreones. La fortaleza fue reconquistada los Reyes Católicos en 1487. La caída del reino nazarí de Granada será sólo  cuestión de tiempo.

Junto a la antigua coracha, al pie del monte Gibralfaro, degustamos la cerveza elaborada artesanalmente de la Axarquía. En el reverso de la etiqueta se podía leer:

En la antigüedad comer pan y beber cerveza eran sinónimos de vida civilizada. Los fenicios que llegaron a las costas andaluzas en el siglo VIII a.C. eran conocedores de la elaboración de la cerveza procedente de Egipto donde se consideraba tanto una bebida como alimento nutritivo.



Zigzagueando a través de la muralla exterior que unía el antiguo barrio de la Coracha llegamos al Monte Gibralfaro y la Alcazaba. Una bella panorámica de Málaga nos espera al final de la subida, junto al mirador.  

La Catedral de Málaga, cuyo patio de los naranjos nos recuerda que está asentada sobre el solar de la primitiva mezquita aljama junto a la desaparecida muralla árabe. La Catedral de Málaga construida entre 1528 y 1782 está considerada como una joya renacentista en cuyos planos participaron Diego de Siloé y Andrés de Vandelvira.




Casi sin darnos cuenta hemos realizado entre Yegen en la Alpujarra y Churriana, una gran parte de la “Ruta de Washington Irving” que transitara entre Sevilla y Granada en 1829 el romántico escritor norteamericano que da nombre a una de las rutas más vitales de la antigua al-Andalus con dos capitales esenciales de la civilización hispano-musulmana, la antigua Isbiliyya y Garnatha, tierras de antiguas fronteras.




Como tampoco podemos olvidar que hemos transitado por comarcas que durante el pasado siglo destacaron por la presencia de contrabandistas y bandoleros como los legendarios “Siete Niños de Écija, “El Tempranillo” y “El Pernales” que llegaron a dominar extensos territorios. Jauja, Corcoya, Alameda o el río Genil son testigos de su presencia.


Asociación Cultural de Recreación Histórica "Bandoleros de Grazalema", en la tumba de José María "El Tempranillo". Alameda (Málaga)


La figura del bandolero como héroe social ha despertado cierta admiración entre la gente humilde en aquélla España absolutista del siglo XVIII y comienzos del XIX muy agitada y convulsa, con inmensas desigualdades sociales que también dejara reflejadas en su obra Gerald Brenan, uno de los escritores más admirados del siglo XX y que la retina de la historia ha dejado como legado para aquéllos que quieran iniciarse en el campo de la antropología.

Desde Málaga para el Blog de mis culpas...




Enlace interesante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada