lunes, 5 de octubre de 2015

El reloj de sol en la Catedral de la Sierra Sur "San Miguel".


Breve introducción

El hombre ha tenido siempre la necesidad de medir el tiempo. Por medio de las matemáticas, la física y la astronomía, las antiguas civilizaciones desarrollaron exactos y sofisticados mecanismos de medición del tiempo fundamentando su visión del cosmos. Desde que se tiene uso de razón, el ser humano empezó a medir el tiempo en diferentes culturas sin comunicación entre ellas; incluso mucho antes de la invención de la escritura. En primer lugar observó los días y las noches, más tarde la duración de las estaciones observando que eran cíclicas, lo que le llevó a la medición del tiempo, tanto por motivos religiosos como agrícolas.

En los primeros templos de la antigua Mesopotamia denominados zigurats con forma de una torre o pirámide truncada se podían observar las horas mediante el conteo de los peldaños que estaban oscurecidos por la sombra de sus propios bordes. 

Tales de Mileto que vivió entre los siglos VI y V a.C. midió la pirámide de Keops valiéndose únicamente de una cuerda en un momento del día en que su altura guardaba relación con su respectiva sombra. 

Hacia 2400 a. C. los escribas sumerios ya utilizaban un calendario dividiendo el año en 12 partes. También dividieron el día y lo hicieron siguiendo el mismo patrón de divisiones. Su año constaba de 12 meses y cada uno de ellos tenía 30 días. 

Eratóstenes (Cirene, c. 284 a.J.C. - Alejandría, c. 192 a.J.C.) una de las figuras más eminentes de la ciencia griega será recordado por haber establecido por primera vez la longitud de la circunferencia de la Tierra, la oblicuidad de su eclíptica elaborando además el primer mapa del mundo basado en meridianos de longitud y paralelos de latitud. Eratóstenes es el autor del calendario Juliano que se implantaría en el año 46 a.C. en honor de Julio César. Cada cuatro años existe uno que tiene un día más. Etimológicamente "bisiesto" proviene del término "bis sextum".

El reloj de sol de Baelo Claudia en el siglo I estaba situado posiblemente en el foro de la ciudad. La esfera del reloj es una proyección cónica de la esfera celeste. Tres líneas transversales representan el recorrido del sol durante los equinoccios y solsticios de invierno y verano. Once líneas longitudinales marcan los círculos horarios, que dividen en doce espacios iguales la línea de los equinoccios.

Mientras el Cristianismo marca el inicio del tiempo histórico, el calendario Musulmán, tiene su origen en la Hégira en el año 622 de la era Cristiana. La palabra almanaque deriva del árabe "al-manakh", ciclo anual.

El reloj de sol denominado cuadrante solar es un instrumento usado desde tiempos muy remotos con el fin de medir el paso de las horas, minutos y segundos (tiempo). Emplea la sombra arrojada por un gnomon sobre una superficie con una escala para indicar la posición del Sol en el movimiento diurno. 

Profesor  D. José María Raya Román

El viernes 2 de octubre, tuve la oportunidad de asistir a la segunda de las conferencias enmarcada dentro del programa del ciclo “Arte e historia en San Miguel”, organizada por la Parroquia de San Miguel (Arzobispado de Sevilla), el Grupo de Investigación HUM799 -Estrategias de Conocimiento Patrimonial de la Universidad de Sevilla- y el servicio de Bibliotecas Municipales del Ayuntamiento de Morón de la Frontera.

La didáctica conferencia “Los relojes de sol: la medición del tiempo”, fue impartida por José María Raya Román (Profesor Titular Departamento Expresión Gráfica Arquitectónica, ETS Arquitectura, Universidad de Sevilla).

José María Raya Román es un especialista en esta disciplina. Se doctoró en 1985 en Arquitectura con su tesis doctoral “Relojes de sol en la arquitectura”. Es profesor de Geometría Descriptiva dedicando su vida al estudio del soleamiento, participando en numerosos congresos a nivel nacional e internacional.


El reloj de sol de Baelo Claudia en el siglo I estaba situado posiblemente en el foro de la ciudad. La esfera del reloj es una proyección cónica de la esfera celeste. Tres líneas transversales representan el recorrido del sol durante los equinoccios y solsticios de invierno y verano. Once líneas longitudinales marcan los círculos horarios, que dividen en doce espacios iguales la línea de los equinoccios. Está realizado en mármol de una sola pieza. El original se encuentra en el Museo Arqueológico de Madrid.

El profesor José María Raya Román ha participado además en la recuperación de relojes solares como el de Baelo Claudia, Caesaraugusta y el reloj solar de la Catedral de Sevilla, la Giralda y el reloj del Museo de Bellas Artes.

La conferencia “Los relojes de sol: la medición del tiempo” nos ilustró en una disciplina compleja y casi desconocida para la inmensa mayoría de los ciudadanos como es la medición del tiempo a lo largo de la historia. 

El comienzo de su interesante disertación extrapoló nuestra imaginación -como si de una mirada retrospectiva se tratara-, hacia el primer documento gráfico de un reloj de sombra del año 1279 a.C con Seti I en el Egipto de los grandes faraones. Una división en 12 horas -reloj de sombra- con numeración hexadecimal.

También hizo mención al Papiro de Tanis con inscripciones jeroglíficas que nos hace ver la presencia de un reloj de sombras, señalando las marcas horarias y los nombres de las horas. Se encuentra en el Museo del Louvre. 

Es evidente que para los egipcios era muy importante la medición del tiempo. En la antigua Babilonia y en China el tiempo se medía de la misma forma, es decir en 12 partes iguales. Los griegos recibieron la influencia de los babilonios y los romanos de los griegos. 


El Analema de Vitrubio (siglo I a.C.) es un procedimiento geométrico para el trazado de las líneas horarias y de las curvas de insolación diurna de los relojes solares que trazan la trayectoria del sol durante las cuatro estaciones. Con dicho instrumento se podían medir las coordenadas del sol. Ejemplo de ello se encuentran en el Ágora romana de Atenas y en el Museo de Arte Romano en Mérida.

En astronomía, analema (del griego ἀνάλημμα) es la curva que describe la posición del Sol en el cielo si todos los días del año se lo observa a la misma hora del día (tiempo civil)  y desde el mismo lugar de observación.

Durante la Edad Media el conocimiento de esta ciencia se diluye un poco. El hombre se da cuenta de que midiendo su sombra podía observar la hora. Una circunferencia dividida en cuatro partes indicaba las horas del rezo. 

San Benito denominó a las horas de rezo "horas canónicas", que corresponden a la prima, la tercia, la sexta y la nona. El amanecer marcaba la hora prima; el mediodía, la hora sexta y la puesta de sol, la hora duodecima.

Surgen los primeros relojes mecánicos que intentaban simular a los relojes de sol como el de la Catedral de Lyon en el 383 o el Reloj Astronómico de Praga fabricado en el siglo XV.

En el Renacimiento todo renace. Johan Stabius diseña y construye en 1502 el primer reloj solar stilo-axial colocando el gnomo paralelo al eje de la tierra, denominado relojes de sol de varilla inclinada. Es un reloj similar al reloj de sol que existe en la Catedral de la Sierra Sur "San Miguel" en Morón de la Frontera. Otros de similares características y de la misma época existe en el Ayuntamiento de Úbeda -1604-, en el Museo de Sevilla o en el Museo de la Puebla de Cazalla. Este tipo de relojes de sol se rigen por el tiempo solar verdadero. El medio día comienza a las 12. El reloj se mueve en una elipse. En invierno marcha más deprisa y en verano más lento. La división del reloj se realiza en 12 meridianos horarios como el reloj del Patio de los Naranjos o el reloj de San Miguel de Morón de la Frontera en Sevilla. Este reloj lo realizaban los canteros en piedra previa división horaria.


La "Catedral de la Sierra Sur" y la torre de San Miguel vista desde el campanario del Ayuntamiento

Según Google Earth las coordenadas del reloj de sol de la torre de San Miguel de Morón son las siguientes: 37º 07´18.04” N / 5º 26´58.27” O

El gnomon se coloca paralelo al eje de la tierra. Morón está a 37º de latitud formando la torre de Morón un desvío de 10º hacia el oeste. Es un reloj vertical declinante y su trazado no es simétrico. Se realizaba cogiendo una tabla en la pared y buscando el punto del gnomon y se proyectan las horas. Tiene una longitud de 2,10 m. por 1,60 m. de altura. 

Etimológicamente gnomon viene del griego γνώμων: ‘guía’ o ‘maestro’ y hacía referencia a un objeto alargado cuya sombra se proyectaba sobre una escala graduada para medir el paso del tiempo.



También nos refrescó el profesor nuestra frágil memoria con la construcción de la Iglesia de San Miguel que abarca el periodo entre 1505-1726 en diversas fases:
1. La primera etapa comprende desde 1503 hasta 1533. El primer arquitecto que interviene es Martín Gainza, que construye el rectángulo donde se alojan las tres naves del primer cuerpo que están separadas por arcos apuntados sobre pilares fasciculados nervados tardogóticos y cubiertas con bóvedas de crucería. También de esta etapa constructiva es la fachada del lado del evangelio, más conocida como norte, la que da a las “ Siete Revueltas”. Esta fachada posee una portada adintelada de piedra, formada por un arco conopial. Es de estilo gótico-isabelino, último periodo del gótico en España. La fachada ha sido restaurada recientemente.

2. La segunda etapa de construcción, abarca desde el año 1569 hasta 1571 e interviene el famoso arquitecto Hernán Ruiz III y a él se debe la bóveda vaída de casetones –que son bóvedas con adornos poligonales-, del tramo anterior al del crucero renacentista con soportes de pilares cruciformes, así como la cúpula barroca y bóvedas de éste.

3. La tercera etapa, que abarca desde el año 1602 hasta el 1625. Lorenzo de Oviedo realizó la Capilla Sacramental, que está ubicada con falsa bóveda de medio cañón. También diseña y realiza la Sacristía. En 1611 Vermondo Zesta, arquitecto milanés, diseña la cabecera de la iglesia y la torre. En 1625 Lorenzo de Oviedo interviene en la torre. En 1700 se finalizan las obras de la torre. 

4. La cuarta y última etapa hasta abarca la primera mitad del siglo XVIII, de la cual se remodela la Capilla Sacramental, cuya bóveda se decora con magníficas yeserías.





La torre de San Miguel está asentada sobre el alminar de una antigua mezquita. Se cristianiza añadiendo el cuerpo de campanas para utilizarlo como torre de la iglesia. Los canteros y los arquitectos firmaban sus obras. El reloj de sol fue labrado en piedra por el cantero de la villa Diego de Suelta en 1.600 quien realizara las letras del reloj en el costado sur.

El primer reloj mecánico que se instala en España data del año 1400 en la Catedral de Sevilla.

Otros tipos de relojes se rigen por el sol medio dividiendo al día en 24 horas iguales. Para poner en hora un reloj mecánico se utilizaba el reloj solar mediante la ecuación de la tabla del reloj del tiempo.

T oficial = T verdadero - Log - Et + 2 horas

A comienzos del siglo XX, los relojes se adaptan al tiempo de Greenwich en vez del tiempo local apareciendo el tiempo que tiene cada Estado.





Como epílogo a su interesante conferencia el profesor José María Raya Román nos recordó que en España el control del tiempo (hora legal española mediante reloj atómico que marca la hora exacta) se encuentra en el Real Instituto y Observatorio de la Armada en San Fernando. 

Por lo tanto, se nos abre de nuevo nuestro apetito cultural para realizar una didáctica visita al Observatorio de San Fernando y comprobar "in situ" la hora legal española, pero eso formará parte de otra interesante historia.

Desde la "Catedral de la Sierra Sur" con la torre de San Miguel como testigo de nuestra visita, para el blog de mis culpas...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada