jueves, 7 de julio de 2011

Presentación del libro MORÓN: CONSUMATUM EST



Hay que olvidar los odios 
pero hay que acordarse de los hechos
para evitar caer en los mismos errores históricos.

Gerald Brenan
  
El pasado miércoles, 6 de julio de 2011 a las 21,00 horas tuvo lugar en el Teatro Oriente de Morón (con un lleno a rebosar de público) la presentación del libro "CONSUMATUM EST", editado por Planta Baja y con más de ochocientas páginas, fruto de una intensa investigación. Este libro no pretende reabrir ni hurgar en viejas heridas sino dignificar la memoria de aquéllos que han sido olvidados por la guerra civil en Morón y  posterior represión.
El acto fue presentado por el paisano de Morón, Juan Diego Mata. Un  libro que formará parte por derecho propio "per saecula saeculorum"  de la Memoria Histórica de Morón de la Frontera, que ha sido escrito por José María García Márquez y el paisano local Miguel Guardado Rodríguez. A dicho acto de presentación acudió Rafael López, de la Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía que realizó una introducción del significado de la Asociación que preside.


Las tropas de Castejón en Morón el 25 de julio de 1936

Como manifiestan sus autores "Consumatun est" fueron las palabras que dijo Queipo de Llano cuando dio por concluída la salvaje ocupación de Morón el 25 de julio de 1936. Un monstruoso crimen de guerra que cambió para siempre la vida de los moronenses de aquella generación".

Una de las imágenes que mejor puede expresar el horror de la guerra

"El crimen de guerra que se cometió en Morón fue celosamente ocultado para que la historia no pudiese contarlo." Las víctimas del bando nacional fueron registradas todas dispensándoles toda clase de honores. "Al mismo tiempo se ocuparon de ocultar el principal rasgo documental de sus crímenes y eliminar las pruebas que pudieran incriminarles resolviendo el problema mediante fosas comunes y paladas de cal viva sin ningún tipo de registros en los cementerios".



La historia la podrán escribir siempre los vencedores con su corifeo de panegiristas correspondiente  hasta que la memoria colectiva que permanece intacta en la retina del pueblo  la vuelve a colocar  en su sitio. Este periodo de 1936-1939 y posterior represión  supuso uno de los episodios más traumáticos de la historia española, con miles de seres humanos inocentes que se vieron forzados a abandonar su tierra natal, a desplazarse a otros países por motivos ideológicos, de conciencia o por temor a las represalias por parte del bando vencedor. Pasados bastantes lustros de aquéllos tristes acontecimientos, aún siguen polarizando sentimientos ya  que la memoria de los abuelos ha pasado a los hijos de sus hijos, los que por razones obvias rompen el silencio, deseando reparar y honrar la memoria cerrando con la máxima dignidad esa herida moral que rescate del olvido  y de la amnesia colectiva.
 
A juicio de no pocos historiadores, la Iglesia con sus luces y sombras, tan rígida e intransigente, amparó  sin fisuras al bando que venció pero no convenció porque tenían la fuerza bruta, como  dijo el sumo sacerdote de la generación del 98, don Miguel de Unamuno, el 12 de octubre de 1936 en el paraninfo de la Universidad de Salamanca.

El 14 de septiembre de 1936 el papa Pío XI bendice el denominado Movimiento Nacional de los militares rebeldes. 

El 1 de julio de 1937 en la Carta Colectiva del Episcopado español, la sublevación militar del 18 de julio es legitimada como "cruzada". Solo los obispos de Tarragona y Vitoria se negarán a firmarla.

"Las Brigadas Internacionales" por César Vidal. Cronología páginas 581 y 584

El renacimiento intelectual de gran vigor en las letras también sufrió en sus carnes el horror de la guerra. Hablamos de  Miguel de Unamuno, Federico García Lorca, Antonio Machado, Rafael Alberti, Miguel Hernández, León Felipe entre otros  e innumerables  maestros de escuelas anónimos, médicos, poetas, campesinos, etc…Se llevaron por delante mediante la razón de la fuerza a toda la fuerza de la razón truncando la trayectoria de progreso en la que la nómina de intelectuales que salieron de España fue interminable dejando a España huérfana definitivamente en la cultura.
 
Miguel Guardado firmando libros

Y es en este marco, donde un prestigioso magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón  abre una investigación sobre la memoria histórica  y las ascuas de los tiempos pretéritos (las dos Españas de don Antonio Machado que creíamos olvidadas)  empiezan  a echar humo en un incendio que creiamos ya extinguido pero  nada mas lejos de la realidad ya que las heridas de aquel trágico conflicto no han cicatrizado todavía en generaciones posteriores y es posible que  aún se necesiten varias generaciones para que la dignidad y la justicia sea un hecho real.

Me viene a la memoria  el  hispanista Paul Preston que afirmaba el martes 14 de abril de 2010 que la apertura de la investigación judicial en el Tribunal Supremo sobre el juez Baltasar Garzón "da la impresión de que el franquismo está más vivo que nunca dentro de la democracia española". Si eso fuera cierto, la democracia española estaría todavía con una manifiesta inmadurez y un país inculto carece de mecanismos de defensa debiéndose generar los anticuerpos necesarios para hacer frente a los antígenos que manipulan la Historia para que las posibles ascuas que existan entren definitivamente en un proceso de enfriamiento.



Nuestra historia no podemos cambiarla aunque nos duelan algunos párrafos de ella si realizamos una mirada retrospectiva aunque debemos intentar al menos como encrucijada de civilizaciones que hemos sido, convertirnos en punto de referencia y faro del mundo en la defensa de los Derechos Humanos. 

"No olvidando nuestra historia como raíz de nuestro pasado, podemos afrontar  con ilusión los sueños del futuro" y eso empieza por cicatrizar con su asepsia correspondiente nuestras propias heridas sin adulterar la Historia para que nunca más a ningún españolito que venga al mundo ninguna de las dos Españas les hiele el corazón como dijo don Antonio Machado. 

Monolito erigido en honor del poeta Federico García Lorca y de todas las víctimas de la Guerra Civil en el parque que lleva su nombre. Alfácar (Granada).
El 19 de agosto de 2011 se cumplirá el 75º aniversario de su trágica muerte.

Memoria. (Del lat. memoría).

Facultad psíquica por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado.


Histórico, ca. (Del lat. historícus).

Persona que ha tenido existencia real o del hecho que verdaderamente ha sucedido.


Amnesia. ( Del gr. Aμνησiα).

Pérdida o debilidad notable de la memoria.


P.D. No puedo evitar cuando realizo una mirada retrospectiva, la historia que me contaba mi padre siempre que podía de un hermano de mi abuela Carmen (tuvo la suerte de no perder la vida, en unos tiempos donde primaban los instintos más primitivos que un ser humano pudiera poseer).


Mi tío, hermano de mi madre, el mencionado José Bermúdez García, era cabo de la policia municipal en 1936 y como tantos ciudadanos, sólo hecho de haber servido a la República (gobierno legítimo) lo condenaron a muerte y le conmutaron la pena a 30 años de prisión, estando en la cárcel seis años. Lo mandaron al penal del puerto de Santa María. Después de un tiempo de estar en el penal, lo mandaron al penal de Burgos, siempre de penal en penal. Después de un periodo de tiempo lo trasladaron al penal del Dueso, en Santoña (Santander). Como quiera que las necesidades eran precarias, la humilde familia le mandaba un paquetito con golosinas porque el pan llegaba duro y la censura no dejaba nada más que un kilo de peso y el pobrecito lo pasaba bastante mal. Yo tenía una tía hermana del preso y acordaron de ir a hacerle una visita a Don Cristóbal Bermúdez Plata, que estaba en Sevilla ejerciendo de Director General del Archivo de Indias y mencionaban que era pariente de la familia (sin confirmar) y se dignó a recibirlas a las dos cambiando impresiones a cerca del lastimoso caso. Don Cristóbal le dijo que en libertad no lo podía dejar pero cambiar de penal sí. Lo cierto es que lo mandaron a Sevilla hasta que lo pusieron en libertad ( no se sabe si con la intervención de Don Cristóbal o simplemente por la inercia del caso).


A raíz de la libertad, como había estado en el bando contrario le colgaban el sanbenito de rojo y nadie le daba trabajo. Entonces unos amigos de su hijo Antonio que eran jaboneros lo colocaron de guarda en la Merced, fábrica de jabón. Como quiera que él tenía la vista casi perdida, de haber estado tanto tiempo sin ver luz del día, entonces yo le dije, ¡chacho, tú por las tardes, me esperas y así te vendrás conmigo! y por la tarde yo le cogía de la mano hasta que llegábamos a su casa en Capitán Cala. Cuando yo venía con mi tío por la tarde, lo notaba que al llegar al angostillo, cerca del Ayuntamiento, mi tío quería hacer el recorrido por la calle las Morenas, el Polvorón y la Plaza y yo le decía, ¡vamos por el Ayuntamiento y llegamos más pronto y nos tomamos en el antiguo bar "la playa" un chocolate!. Entonces se clareó conmigo y me dijo que había en el ayuntamiento algunos que habían sido amigos suyos que se habían cambiado la camisa y han estado comiendo del régimen de Franco cuarenta años.

Y gracias al libro Morón: Consumatum Est,páginas 783-84 he conocido que cinco miembros de una misma familia Reinado Martínez que vivían en la calle Llanete, 73 de Morón, cuatro sobrinos y un hermano de mi abuelo pasaron años en cárceles franquistas acusados de "auxilio a la rebelión", en particular Miguel Reinado (padre) que a su regreso a Morón el 9 de abril de 1939 lo encarcelaron. Estuvo confinado en los campos de concentración de Sanlúcar la Mayor, La Granjuela, Córdoba "La Vieja" y Lerma. Pasó por las prisiones de Valdenoceda y Sevilla. En marzo de 1941 un tribunal militar lo condenó a 30 años de prisión por adhesión a la rebelión y pudo salir en libertad condicional en julio de 1945, ya enfermo y septuagenario como dice en un informe de la propia prisión.

No resulta extraño, por tanto, que leamos en la sentencia del consejo de guerra que condenó a Juan José Reinado Martínez a doce años y un día con el siguiente argumento: El procesado además es de escasa cultura y muy tartamudo. Pag. 342 de Consumatun est. Las "personas cultas" se consideraban con el derecho no solamente de condenar sino de insultar. La capacidad de calumniar y de mentir alcanzó cotas inimaginables...

En definitiva, la sinrazón de los instintos más primitivos del ser humano elevada a la enésima potencia...





Breves letras a Federico García Lorca
(como homenaje a todas las víctimas), de un moronero
 
I


Madrugada de luto donde tu fresca juventud concluye,
tórrido barranco anclado en la más gélida intolerancia
pero una obra arraigó en lo más profundo de un pueblo
que se despierta Federico, poco a poco de su letargo.


II


Partidario de los pobres como fundamento de una vida,
de los viejos campesinos encorvados por tanto trabajo,
expolio sangrante de una de esas dos Españas : Víznar,
donde la memoria como historia perdona pero no olvida.


III

Escuadras de muerte con sus fauces de odio acechan,
por ser del jazmín, del romero y la albahaca, la esencia.
Memoria que como historia acoges el legado de ausencias
que nos permiten afrontar sueños, ilusiones y esperanzas.

IV

Convertirías arsenales en museos, cuarteles en bibliotecas;
milicianos en licenciados, ¡viejos sueños, utopías y quimeras¡


¡Ay Federico, si tu pudieras¡...
¡Ay Federico, si tu pudieras¡...

Homenaje a Federico García Lorca en el 75º aniversario de su muerte  por parte del Taller de Baile Flamenco en el Teatro Oriente de Morón el 30 de junio de 2012

Enlaces interesantes

http://antonicuevas.blogspot.com/2010/06/que-losarboles-no-nos-impidan-ver-el.html 
http://antonicuevas.blogspot.com/2011/06/blog-post.html 
http://antonicuevas.blogspot.com/2008/05/breves-letras-federico-garca-lorca-i.html 
http://antonicuevas.blogspot.com/2011/06/hay-que-olvidar-los-odios-pero-hay-que.html 

Libros interesantes 


El laberinto español por Gerald Brenan
La II República y la Guerra Civil española (1931-1939) por Gabriel Jackson
El holocausto español por Paul Preston

7 comentarios:

  1. Miguel Guardado Rodríguez09 julio, 2011 19:47

    Muchas gracias, Antonio, por tus cariñosas palabras. Qué labor más interesante estás haciendo desde tu blog; es una crónica del presente que servirá para que en el futuro se pueda recomponer la vida cultural local de nuestros días.

    Muy agradecido,

    Miguel Guardado

    ResponderEliminar
  2. Buenos días,

    Estoy interesada en adquirir un ejemplar de este libro. Mi familia es de Morón y creo que mi abuelo sale en el libro pero actualmente vivimos en Barcelona y creo que será difícil encontrarlo por aquí. Si pudiese facilitarme alguna dirección para conseguir este libro le estaría muy agradecida.

    Marta Maturana

    ResponderEliminar
  3. Información sobre el libro

    Patronato Municipal de Cultura.

    Fundacion Fernando Villalon
    C/ Ánimas, 10,

    41530 Morón de la Frontera

    Teléfono: 955 85 23 60 ‎

    fundacionfernandovillalon.es

    ResponderEliminar
  4. Hola Antonio, fui uno de los alumnos que escucho su charla en el I.E.S Fuentenueva, me parecio bastante interesante la verdad y bueno le escribo porque estube contandoselo a mi abuelo y le mencione eso de la bala en la calle lobato me parece que usted dijo no? pues pregunta y le han dicho que no.. si usted fuera tan amable de indicarme el lugar.. le estaria agradecido, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Me comenta Miguel Guardado, autor del libro que te refieres a la reja de la casa en calle Lobato, 12 o 14, que no recuerda con exactitud el número. En todo caso, está justo enfrente del edificio que hasta hace poco tiempo era sede del Juzgado y que en 1936 era el cuartel de la Guardia Civil. La foto de esta reja aparece publicada en la página 81 del libro Morón: consumatum est y en ella se pueden comprobar varios impactos de bala, producidos en el tiroteo que mantuvieron los guardias sublevados y otros derechistas contra las fuerzas populares en el anochecer del 21 de julio de 1936, mientras escapaban del cuartel. Se trata, sin duda, de un testimonio histórico de aquel hecho y que aún se puede observar a poco que uno tenga un poco de interés en buscarlo.
    Un saludo,

    Miguel Guardado

    ResponderEliminar
  6. Por favor me gustaria me indicara si en su libro se menciona a un republicano llamado Antonio Hidalgo Salazar. Saludos, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Estimado anónimo, el autor del libro es Miguel Guardado y José María García. Cualquier información te la pueden dar en la Fundación Fernando Villalón de Morón. Un saludo

    ResponderEliminar