martes, 17 de enero de 2012

Jornada Botánica en la Sierra de Morón


Recuerdo una interesante jornada botánica con el  Aula de la Experiencia de Morón en 2003,  en la Sierra de Morón a cargo de los naturalistas locales Jesús Albarreal, Pepe Dávila y el coordinador local Sebastián López.

Nos comentaron nuestros ponentes que las rocas más modernas de la Sierra pertenecen al periodo cuaternario. Sus conglomerados son aproximadamente superiores a los 2.500.000 años. Los suelos de terrarosa -terracota-, los espejos de fallas que son las paredes verticales, etc...


La Sierra de Morón está situada a 37º-05´17.93´´N y 5º 28´48.28´´O  y posee una zona llamada de umbría (húmeda) al norte y otra zona llamada de solana (seca), donde la temperatura varía varios grados de un lugar a otro, modificando el hábitat de la zona para la flora, fauna, etc.

En nuestra Sierra todavía tenemos almeces, acebuches, algarrobos y algunas encinas típicas de la serranía Bética. Cuando se produce un incendio es característico la repoblación natural de la zona mediante la ardivieja.

La piedra caliza es una roca sedimentaria compuesta en su inmensa mayoría por carbonato cálcico  CaCO3 que después de someterlas a un proceso de calcificación (descomposición de la caliza mediante calor en hornos tradicionales a una temperatura mayor de 1000ºC), da lugar a una sustancia llamada óxido cálcico CaO ó cal viva. Posteriormente debido a una reacción violenta de la cal viva con el agua (que la hace hervir), da lugar a una sustancia química llamada hidróxido cálcico Ca(OH)2  o cal apagada.

En la Sierra tenemos un clima mediterráneo en las laderas y mesomediterráneo conforme vamos subiendo.

El tradicional palmito de la Sierra es la palmera autóctona de la Península Ibérica y de Europa ya que las demás palmeras han sido traídas desde Oriente por otras culturas que han poblado la Península durante siglos. También nos indicaron nuestros naturalistas que los gamones son indicadores del índice de pastoreo de una determinada zona. Las abejas se aprovechan de las vías nectaríferas de las flores para absorber el néctar y polinizar las diferentes zonas.

Observamos la extracción racional de los antiguos caleros de la sierra y al mismo tiempo "el progreso irracional" que provoca un grave impacto ambiental y paisajístico de la zona.


Recientemente la Cal de Morón ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, de lo cual los moroneros nos sentimos orgullosos.

Sierra de Morón, hemorragias lacerantes que te  acechan,
Guadaíra agonizando bajo lento dolor de rabia y sinrazón,
 historia que como testigo observa la artrosis degenerativa
en sus piedras,  hábitat frágil de barrenos sin conciencia.

 Desde la atalaya del viejo arrabal, un pueblo desencantado,
de eternos compromisos incumplidos e ilusiones aparcadas.
    Morón, escucha bajo su futuro  incierto, doblar las campanas. 
mientras la vieja torre albarrana añora  su viejo esplendor...


P.D. El pasado 15 de agosto de 2012, estuvimos haciendo senderismo un grupo de amigos en la Sierra de Morón. La idea se le ocurrió a mi amigo Antonio Pérez. La verdad es que hacía cerca de 40 años que no subía a la cumbre -desde que estaba en el Bachiller antiguo- y hemos disfrutado. Nos echamos unas fotos en el monolito que indica cumbre y escuchamos música en artilugio pequeño de mp3 que llevaba el amigo Antonio. Siempre a nuestro lado el amigo Joaquín que nos indicaba el camino menos dificultoso. Cuando bajamos bastante cansados, nos paramos en la venta de Espartero ya que nos estaban esperando unas tostadas de pan de campo con un buen café para recuperar fuerzas, ya que algunos llegamos un poco agotados. ¡Qué sierra tan bonita tenemos y poco a poco le estamos produciendo un dolor lacerante irreparable, mientras las administraciones y los ciudadanos seguimos viviendo de espaldas hacia ella!.


Lástima que el rio no lleve agua. Recuerdo cuando hace algunos lustros se bañaban allí en la época estival los zagales en el río cerca de la casa de Dohn Porhen, la sierra aún estaba virgen con un manantial de agua que brotaba en las piedras y caía en una especie de abrevadero de piedra y otro cerca de la Ermita de Guadaíra. 

Al fondo se observa Morón con su viejo "castillo de los alkevires"


Las personas se refrescaban  después de una buena excursión y llenaban aquellas cantimploras de plástico. En aquélla época el camino desde Morón a la sierra era andando ya que existían pocos vehículos y menos recursos para comprarlos.


15 de agosto de 2012, en la cima de la Sierra de Morón
Al fondo, Morón con su torre albarrana y su viejo castillo cerca del arrabal observan testigos de la historia como la sierra con su hábitat, con el paso lacerante del tiempo y la sinrazón de sus moradores que hemos vivido de espalda a nuestro patrimonio ecológico y cultural, añoran con esperanza, recuperar un poco del viejo esplendor...


Enlace de interés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada