jueves, 9 de octubre de 2014

El Guadalquivir y Cazorla en la retina del recuerdo

El Guadalquivir visto desde la Torre del Oro, a su paso por Sevilla

Andaluces de Jaén,
Aceituneros altivos,
Decidme en el alma: ¿quién,
Quién levantó los olivos?...

Miguel Hernández


Cuando realizamos alguna mirada retrospectiva de nuestra infancia se nos pueden extrapolar imágenes grabadas en la retina de nuestro recuerdo. Cierta nostalgia, mi época de zagal en aquel primer colegio estudiando la antigua geografía cantando con todos mis compañeros en voz alta, mientras en "profesor" creaba el miedo escénico paseando por el pasillo central del aula con su palmeta de madera en una España invertebrada con mentalidad de sacristía.

Nacimiento del Guadalquivir en la Cañada de las Fuentes, Sierra de Cazorla

«España limita al Norte con el Mar Cantábrico y los montes Pirineos que la separan de Francia; al Este con el Mar Mediterráneo, al Sur con el mismo mar, y al Oeste con Portugal y el Océano Atlántico.»



El nacimiento de los ríos españoles no podía ser menos y seguíamos cantando su curso y desembocadura...

…“El Guadalquivir nace en la Sierra de Cazorla”... pasa por Córdoba, Sevilla y desemboca en el Océano Atlántico, por Sanlúcar de Barrameda.


Antonio Machado en Baeza, también visitó el nacimiento del "río padre de Andalucía", el Guadalquivir

Existe un bello poema del gran poeta don Antonio Machado mencionando su nacimiento. 


“Oh, Guadalquivir!, te vi en Cazorla nacer”…

El nombre de Cazorla ha quedado grabado en la retina colectiva del pueblo andaluz desde que Fernando III “El Santo” establece un criterio por el cual el río Guadalquivir, el más importante de Andalucía y eje vertebrador de culturas por su carácter navegable, nace en la Cañada de las Fuentes, término municipal de Quesada, en el Parque Natural de la Sierra de Cazorla.




El Guadalquivir entre naranjos y olivos es uno de los marcadores de nuestra identidad histórica y cultural andaluza. Etimológicamente deriva del árabe Wad al-Kabir o río grande -anterior río Baetis romano y Tartesis fenicio-, fiel testigo de la historia desde los tartessos, cartagineses, romanos, visigodos, árabes y cristianos.



La cuenca del Guadalquivir es testigo de una fusión entre la cultura autóctona con diferentes pueblos mediterráneos cuyo resultado final ha sido un crisol de culturas con un fuerte soporte demográfico autóctono.

Su nacimiento oficial está en la Cañada de las Fuentes aunque en verano y otoño carece de aporte hídrico. De vez en cuando surge alguna polémica sobre el lugar exacto de su nacimiento. 

Río Guadalquivir, desde Sevilla

Es posible que existan tantos guadalquivires como comarcas quieran reivindicar su génesis como por ejemplo el río Guadalimar,–Wad al-Ihmar o río colorado- que nace en la Sierra de Alcaraz y se dirige al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Afluente del Guadalquivir, es el más caudaloso por su margen derecha y posee un gran aporte hídrico junto al río Genil (Wad al-Xenil) por su margen izquierda que nace en Sierra Nevada con un gran caudal siendo el segundo río más largo de Andalucía.


El nacimiento del Guadalquivir es de un alto valor ecológico

Desde el punto de vista histórico, el nacimiento del Guadalquivir parece no tener dudas en la Sierra de Cazorla aunque existe una vieja tesis musulmana que menciona que el antiguo Wad al-Kabir nacería en Sierra Nevada. Tampoco podemos olvidar que el Guadalquivir  romano nace en el Guadiana Menor...

Una mañana de otoño cuando la clorofila de los árboles va dejando paso al color ocre y amarillo anaranjado de sus hojas, partimos desde la tierra de la Cal como legado de nuestros ancestros hacia el paraíso interior de Andalucía, la Sierra de Cazorla con sus lomas de tierras trenzadas de verdes olivos que contrasta con el color ocre de sus tierras donde ha brillado con luz propia desde tiempos ancestrales el azzayt –como lo llamaban los árabes-, manantial de salud en forma de oro líquido que se rezume en las antiguas al-ma´saras.


Sendero que lleva al nacimiento del río Guadalquivir

Desde Úbeda iniciamos la ruta hasta Cazorla y la Iruela donde un bello castillo templario nos observa desde su privilegiada atalaya. Transitamos por el Puerto de las Palomas y hicimos una pausa para realizar algunas fotos y observar desde las alturas el pueblo de Arroyo Frío -una pedanía de la Iruela- y la cerrada de Utrero, donde el río Guadalquivir ha tallado a lo largo de miles de años una profunda garganta y Burunchel hasta llegar al Puente de las Herrerías donde dice la leyenda que su primitiva construcción se remonta hacia el siglo XV, en tiempos de los Reyes Católicos cuando habían declarado la guerra al reino nazarí. 


Desembocadura del Guadalquivir. http://blogdegeografiadejuan.blogspot.com.es/

Pasado el puente a unos kilómetros entramos en un sendero ascendente hasta hasta la Cañada de las Fuentes donde está ubicado el punto oficial como nacimiento del río Guadalquivir.

A lo largo de su curso alto pudimos observar y disfrutar de un bello espectáculo con la presencia de ciervos con sus crías, zorros, ardillas y cabras montesas. Terminada la ruta, volvimos por el Puerto de las Palomas hacia La Iruela y Cazorla para volver hacia la monumental Úbeda y Baeza, aunque eso pertenece a otra historia del blog de mis culpas que seguiré compartiendo...


Desde el nacimiento del Guadalquivir...




Enlaces interesantes


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada