martes, 23 de agosto de 2016

El Canal de los Presos en la Memoria Colectiva


En memoria de los que defendieron la Paz y las Ideas, que algunos cantan victoria, porque el pueblo paga vidas, pero esas muertes queridas, van escribiendo la historia…


Mario Benedetti


“En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado".

El Generalísimo Franco

Burgos, 1 de abril de 1939

Último parte de la Guerra Civil Española

…Y es a partir de ese momento, cuando el cruel realismo convertido en tragedia se proyecta de nuevo sobre miles y miles españoles “vencidos” que habían defendido la legalidad republicana enfrentándose a todo un arsenal represivo y sin escrúpulos puesto en marcha por parte del “bando vencedor”.

Cientos de miles de españoles se vieron obligados a emprender el trágico exilio y otros muchos serán depurados, represaliados o torturados en las cárceles y campos de concentración.


Numerosos bunkers abandonados formaron parte del sistema defensivo del Estrecho entre 1939 y 1943 mandados a construir por la Dictadura usando prisioneros republicanos como mano de obra esclava bajo la denominación de “batallones disciplinarios”. Se erigieron cientos de ellos en la denominada “Frontera Sur”.

La mentalidad fascista de la época heredó al pie de la letra el discurso que Mola pronunciara el 19 de julio de 1936 y cuyas consecuencias talaron las vidas, sueños e ilusiones de decenas de miles de inocentes, cuya muerte indiscriminada en muchos casos dejará sin hilo de transmisión las generaciones futuras.

“Hay que sembrar el terror…hay que dejar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros”.

Los antígenos de la “sinrazón”, el odio y la venganza generaron el caldo de cultivo idóneo para que los instintos más primitivos y deplorables del ser humano crecieran exponencialmente, degenerando en una verdadera ignominia “in nomen -sin nombre-”.

Bajo procesos sumarísimos se fusilaba sin juicio previo o en el mejor de los casos se conmutaban penas de muerte por las de cadena perpetua que se cumplían posteriormente en los penales y campos de concentración realizando trabajos forzados. 


…Ellos, los vencedores
Caínes sempiternos,
De todo me arrancaron.
Me dejan el destierro…

Un español habla de su tierra

Luis Cernuda




…Transitando por la N-IV entre Dos Hermanas y Bellavista, nuestra retina capta a la altura de los Merinales, en Dos Hermanas (Sevilla) un monumento figurativo casi desapercibido, dedicado a la Memoria de los presos que proyecta a una persona rodilla en tierra con los brazos en alto. Un orificio le atraviesa el corazón, lo que nos recuerda que acaba de ser fusilada. El autor material de la escultura fue Rafael Caro Moreno sobre la idea y diseño del artista Leopoldo González Andrades.

Está realizada en acero cortén y mide 18 metros cuadrados. Se instaló el 18 de junio de 2009 como homenaje a todas aquellas personas que durante la Guerra Civil española y posteriormente en la dictadura franquista fueron privadas de libertad y pagaron con su propia vida la defensa de sus ideas.



No muy lejos, en el vecino pueblo de Bellavista, se puede apreciar en la Plaza del Retiro un Grupo escultórico realizado por el escultor Francisco Real Rodríguez y que fuera inaugurado el 18 de marzo de 1988. Está compuesto de tres esculturas en mármol blanco dedicado a los constructores del canal del Bajo Guadalquivir y que emula el ingente esfuerzo que realizaron los presos que construyeron el canal y que será denominado “Canal de los Presos”, a partir del año 2006 en el tramo comprendido entre La Rinconada y Dos Hermanas, aunque la Memoria Colectiva siempre lo denominó por su verdadera nomenclatura.



Desde hace muchos lustros, siempre que hemos transitado por los términos de Torreblanca, Los Palacios, Dos Hermanas o La Rinconada, nuestra retina ha captado esa enorme obra hidráulica de dimensiones faraónicas denominada no pocas veces, como un trágico “Valle de los Caídos andaluz” que utilizara mano de obra esclava al finalizar la trágica Guerra Civil española.

La construcción del Canal de los Presos abarca un largo periodo comprendido entre 1940 y 1962. La represión franquista utilizará los trabajos forzados de presos republicanos como una forma de explotación económica de los vencidos, donde la humillación y los malos tratos brillarán con luz propia, lo que contribuyó a incrementar la crónica luctuosa de la época en unos años de hambre y miseria. Era una “manera idónea” de ir vaciando las cárceles y campos de concentración abarrotados.

Decenas de miles de prisioneros republicanos estaban encuadrados en lo que se denominó el Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas (SCPM) dividido en agrupaciones formadas por miles de presos que se creara en 1939 que englobaban los batallones disciplinarios como la forma ideal para explotar a los vencidos.

Una obra hidráulica de enorme envergadura que convertirá 90.000 hectáreas de secano en regadío, lo que contribuyó para aumentar la cuenta de resultados de los terratenientes de la zona al utilizarse la mano de obra esclava y gratuita como botín de guerra “los perdedores” con el pretexto de reconstruir el país. 

Muchas empresas de este país se beneficiaron de este inmoral entramado durante la dictadura franquista para alzar sus imperios económicos y que sin embargo jamás respondieron por esos delitos que fueron amparados por la administración de la época. 

El Canal de los Presos con 158 km. de longitud transcurre entre las provincias de Córdoba y Sevilla abarcando los términos de Peñaflor, La Rinconada, Dos Hermanas, Torreblanca, Utrera y Lebrija, siendo considerado como el botín de guerra que recibieron los grandes terratenientes de la zona que apoyaron sin fisuras el “Glorioso Movimiento Nacional” a partir del 18 de julio de 1936.

La oportunidad se les presentó a los “vencedores” como agua caída del cielo. El Generalísimo Franco al terminar la Guerra Civil española decide emplear a los presos republicanos como mano de obra esclava y de este modo, redimir las penas por el trabajo.

Miles de prisioneros fueron obligados a trabajar en unas condiciones de esclavitud infrahumana bajo la arbitrariedad, el hambre y la miseria. Las condiciones sanitarias brillaban por su ausencia existiendo numerosos suicidios, casos de paludismo, tifus y tuberculosis sin olvidar las plagas de chinches, pulgas, piojos y garrapatas.

Fue el resultado de una extrema miseria moral y humana que caracterizó una época en la que una de las dos Españas helara el corazón de la otra. Todo ello, pertenece por derecho propio a la Memoria Colectiva de los Pueblos.


Para mantener a los trabajadores en los campos de prisioneros que estuvieron activos hasta 1962 se iban instalando tiendas de campaña y barracones rodeándose por una doble alambrada. La jornada laboral comprendía de sol a sol, seis días a la semana. La seguridad interior estaba a cargo los funcionarios de prisiones denominados “porristas” y la seguridad exterior se puso en manos del ejército que posteriormente pasaría a manos de la Guardia Civil en 1947.

La religión tenía su importancia al ser los curas quienes “reeducaban” a los presos en los principios del nacional-catolicismo. La Iglesia que amparó y santificó la Dictadura de Franco también reclamaría trabajadores esclavos para realizar obras en parroquias y conventos.

…Todo fue sobre ruedas, incluso los trabajos de reparación que se hicieron en el edificio, donde los presos que se encontraban en la cárcel participaron “generosamente”, como lo hicieron, entre otros, Salvador Pérez Jaramillo antes de ser enviado a Málaga y fusilado el 1 de abril de 1938, o Sebastián Bellido, uno de los que retornó a Morón desde Málaga cuando esta ciudad fue ocupada. Un preso más, Juan Mata Gordillo, también trabajó en la casa antes de ser también enviado a Málaga, en cuya prisión falleció el 26 de junio de 1938. De su trabajo allí conservamos un testimonio gráfico en el patio de la que fue Casa del Pueblo, y que amablemente nos cedió uno de sus siete hijos, Manuel. En esa fotografía, junto al pozo, se encuentra el picapedrero Andrés Jiménez García, que también trabajó en la obra sacado de la cárcel de Morón y antes de ser enviado a la de Málaga.

Se puede leer en las páginas 187, 188 y 189 del libro Morón: Consumatum est escrito por José María García Márquez y Miguel Guardado Rodríguez, donde se incluye una fotografía de estos presos trabajando.

Si en los colegios de la época se cantaba el “Cara al sol”, no hace falta imaginarse la vida en los campamentos donde la humillación política y moral era el factor común teniendo que asistir obligatoriamente a misa, e incluso se impedía que el preso pudiera abrazar a sus familiares que tan sólo los podían ver a través de las alambradas. Muchos presos optaron por quedarse en la zona una vez finalizada su condena. 

Hubo presos de toda la geografía española, la mayor parte eran andaluces con excepción de Navarra, por razones obvias ya que esta provincia apoyó en su mayoría el “Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936”.

Como no podía ser menos, los terratenientes se mostraron entusiasmados e incluso colaboraron económicamente en dicho plan que denominó el régimen como una especie de “fascismo agrario” al conceder parcelas de regadío a pequeños agricultores para potenciar la colonización. No es necesario decir que la plusvalía de las tierras se multiplicó al orientarse hacia la producción de algodón, hortalizas y árboles frutales, etcétera.

Estos campos de prisioneros se irán convirtiendo en barrios configurando un nuevo marco urbanístico y social que trajo como consecuencia nuevos asentamientos como por ejemplo Torreblanca, Bellavista, etcétera.


…Al cumplir sus penas los presos denominados “rojos”, muchos de los cuales no tuvieron relación con el conflicto fratricida entre españoles y que tuvieron la suerte de sobrevivir a tanta ignominia, volvían a sus lugares de origen donde encontraron enormes dificultades para rehacer sus vidas -unas ciudades famélicas donde el hambre y la miseria brillaban con luz propia-, siendo de nuevo estigmatizados y sometidos a la exclusión social que les impedía encontrar trabajo ya que “la gente de orden” no quería relacionarse con ellos. En muchos casos no les quedó más opción que quedarse trabajando en el canal como asalariados.


El Canal de los Presos en la Memoria Histórica a pesar de tantos lustros de olvido siempre ha permanecido en la "Retina Colectiva de los pueblos" y por consiguiente, pertenece por derecho propio a las trágicas páginas de su historia.

P.D. Una ley de Amnistía de 1977 impide en España juzgar los crímenes de la Guerra Civil (1936-1939) y la Dictadura franquista (1939-1975).


Enlaces interesantes




jueves, 4 de agosto de 2016

Prólogo


Foto  Antonio Ramos www.aerofotoramos.com

¡Muchas gracias por compartir conmigo el blog que estás leyendo!.

!Desde la ciudad del Gallo, MORÓN-Sevilla-España!.
Paz,  amor  y alegría a los pueblos del mundo. Espero que la sonrisa nos  acompañe  cada día y que la discordia nunca se encuentre en nuestro  camino.



Foto Antonio Ramos www.aerofotoramos.com

¡Oh, alcazaba de Morón!...
¡Hasta cuando, tu desencanto!.


Llegaste a ser "Alkevirato" en tiempos remotos,
efímero "Reino de Taifas", en tiempos pretéritos.
"Refugio de castilleros", que cuidaron de tu entorno
 y castillo de las artes, entre bellos sueños rotos.


¡Thank so much for sharing with me the blog that you´re reading right now!.

¡From the plucked Rooster city, MORÓN-Sevilla-Spain!.


Peace, love  and harmony to the people of the World.  I hope that the smile  stay  with us each day and we never find discord in our ways.



La inmensa mayoría de las fotografías de este blog han sido realizadas por propio su autor. No obstante, es posible que existan algunas fotos obtenidas de la web para ilustrar algún artículo en concreto sin uso comercial. 

Por tanto, si alguna imagen hubiese que retirar por cualquier razón, se agradece la comunicación, para proceder a su retirada lo antes posible.



jueves, 28 de julio de 2016

Entre Tarifa y Gibraltar




Desembocadura del río Barbate. Foto: Pablo Buzeta


Desde Morón, tierra de la Cal y del Flamenco enarbolamos nuestras frágiles naves en busca de la costa de Taraf al-Ghar (Trafalgar) “el cabo de las cuevas”, muy cerca del río Barbate en la comarca de la Janda, donde no pocos historiadores ubican la célebre batalla del Guadalete en el 711 como punto de inflexión entre el epílogo del mundo visigodo y el prólogo de la cultura andalusí, para orientar desde allí nuestro sextante -entre torres albarranas como baluartes defensivos-, en busca de la capital europea del viento -Tarifa-. 




La retina del recuerdo me proyecta nuestra primera visita a Tarifa comprobando “in situ” el dicho existente en la capital europea del viento “la madre que parió al poniente y la madre que parió al levante”, donde el actor principal “el dichoso viento” protagoniza la vida de sus habitantes, que a veces desarbolan nuestros sentidos.

Etimológicamente, es posible que Tarifa provenga de Tarif ibn Mallik, caudillo de Gib al Tarik que desembarcó con un ejército de bereberes, actuando como cabeza de puente para la entrada del Islam en España ya que contaba con la complicidad del gobernador del Estrecho, el Conde don Julián.


Monumento a Guzmán "El Bueno" en Tarifa

En Tarifa brilla con luz propia el castillo de Guzmán el Bueno dominando el puerto, desde donde se observa el puente de la Isla de la Paloma, que separa el antiguo “Mare Nostrum” del Imperio Romano -al estar todas sus orillas bajo su influencia-, del Océano Atlántico. Tarifa es el punto geográfico más meridional de España y de Europa.

Desde Tarifa colocamos nuestro sextante hacia el mirador del Estrecho en busca de la antigua “Al Yâzira al-Jadra” (Algeciras) con Gibraltar “Yebel al-Tarik” en nuestro punto de mira donde la mitología ubicaba una de las dos "Columnas de Hércules". Una atalaya excepcional donde se pueden observar las primeras estribaciones del continente africano, destacando el Monte Musa denominado “El guardián de África”, donde se ubicaba la otra “Columna de Hércules” que limitaban el mundo conocido por la cultura de su época.

África, al fondo de la imagen.

Las Columnas de Hércules delimitaban el fin del mundo conocido hasta 1492 “Non terrae Plus Ultra (no hay tierra más allá). Más allá sólo existían tinieblas. Los griegos las denominaron “Estelas de Heracles” y los romanos “Columnas de Hércules”. La columna norte corresponde a la columna denominada “Calpe” que coincide con el Peñón de Gibraltar (424 m.s.n.m.) pero la columna sur denominada “Abila” se le atribuyen dos elevaciones: la denominada Yebel Musa (840 m.s.n.m.) en Marruecos que domina el litoral meridional del Estrecho o el Monte Hacho, de 180 m.s.n.m. en Ceuta (Septem).

La conversión al catolicismo de Recaredo en el 587 será el epílogo de la relativa tolerancia religiosa que había existido hasta entonces en el reino visigodo de Toledo. A partir de ese momento, los arrianos serán considerados como herejes y los judíos sufrirán una brutal persecución a lo largo del siglo VII. Se estaba generando un caldo de cultivo cuyos antígenos contribuirán al colapso y posterior desintegración del estado visigodo.


El rey Witiza (702-710) nombró como sucesor a su hijo Agila II pero el concilio de nobles y prelados eligieron a Roderico (Don Rodrigo), lo que dio lugar a una guerra civil que propició la invasión musulmana al solicitar los partidarios de Witiza la intervención de las tropas musulmanas en su ayuda con la complicidad del Conde don Julián, gobernador visigodo de Septem (la actual ciudad de Ceuta) que puso sus embarcaciones al servicio de las fuerzas de Tariq ibn Ziyad para cruzar el Estrecho contra don Rodrigo al sentirse ultrajado según cuenta la tradición.


En aquellos tiempos era costumbre que los nobles enviaran a sus hijos a educarse en la Corte de Toledo, con la intención de buscar un buen partido al encontrar una esposa noble con quien casarse. Cuenta la leyenda que el conde Don Julian había llevado a su hija Florinda a la corte de Toledo, que sería escogida entre las doncellas del séquito real y éste abusó de ella. La joven indignada escribió a su padre, contándole lo sucedido. El conde Don Julián acudió a buscarla a Toledo y se la llevó con él a Ceuta.

El conde Don Julian- al parecer un hombre de confianza de Witiza- decidido a vengarse tan pronto regresó a su fortaleza. Se puso en contacto con Muza, -el gobernador musulmán de la región-, al que informó de las continuas luchas internas existentes entre los godos, y le prometió que, con su ayuda y la de sus amigos -Rícila y los hijos de Witiza— podrían invadir la Península y conseguir un gran botín.

Después de consultar con el califa de Damasco, Muza ofreció al conde Don Julián la ayuda del comandante Tarif ben Malluk y de un contingente de cien caballeros y trescientos peones.

El conde Don Julián apoyado por los musulmanes, desembarcaron en Gibraltar, saqueando Algeciras y otros lugares de la costa para posteriormente regresar con un importante botín. En vista del éxito de la expedición, Muza le proporcionó al conde Don Julián doce mil guerreros. El conde Don Julián y Tarif transportaron a su ejército en naves de mercaderes, para tratar de no llamar la atención de los godos…

El rey Rodrigo, enterado del desembarco de este ejército, envió contra él a su sobrino Íñigo quien sería derrotado y muerto en combate. Las tropas invasoras, después de haber llegado hasta Sevilla y saqueado todo lo posible, regresaron a África. 

Reunidos Muza, Tariq y el conde Don Julián, decidieron hacer una nueva invasión. Esta vez no incluyeron al conde Rícila —el gobernador de Tánger— pues lo consideraban un aliado problemático. La desconfianza había motivado que los hijos de Witiza regresaran a la Península. Tarif les ofreció la corona real a los hijos de Witiza si desertaban, lo que facilitó que el conde Don Julián y sus soldados rompieran las filas de Don Rodrigo en julio del 711.

La batalla de Guadalete “Wadi Lakka” en el 711 señala un punto de inflexión entre la desintegración del estado visigodo y el Islam como civilización emergente en España. Existen historiadores que sitúan la célebre batalla en el río Barbate, en la Laguna de la Janda, un punto geográficamente con más lógica para cualquier observador que conozca la zona, al ser la puerta de entrada por mar a la antigua Hispania visigoda.

Es difícil de creer que sólo unos miles de musulmanes sin una Marina adecuada y “sin una invitación previa” pudiesen atravesar el peligroso Estrecho de Gibraltar y conquistar un vasto territorio que le llevó al Imperio Romano varios siglos de conquista (desde 218 a.C. hasta el 19 a.C.).

En el siglo VIII, fracasa el Estado teocrático visigodo, seguido por una guerra civil entre los partidarios del cristianismo trinitario (Padre, Hijo y Espíritu Santo) encabezados por Roderico y los partidarios del arrianismo (cristianismo con un solo Dios) encabezados por los partidarios de Witiza. 

La fusión del Islam con el arrianismo visigodo trajo como consecuencia la posterior cultura andalusí. Por tanto, la religión ha actuado como elemento vertebrador y desintegrador del Estado visigodo, en función de sus intereses y privilegios. Al mismo tiempo una nueva religión actúa como eje vertebrador de una otra civilización: “El Islam” que volvería a desintegrarse en Al Andalus varios siglos después para volver a ocupar la religión cristiana la hegemonía a partir de 1492 con la conquista de la antigua Garnatha. 

La expulsión de los judíos el 31 de marzo de 1492 y el posterior exilio de Boabdil fue el preludio de la diáspora de los moriscos a partir de 1609.

Desde Tarifa pusimos nuestro mascarón de proa en busca de la antigua “Al Yâzira al-Jadra”, la península verde "Algeciras" con nuestro punto de mira en Gibraltar, la antigua “Yebel al-Tarik” andalusí que fuera el origen durante el siglo XVIII y comienzos del XIX de la "Ruta Romántica" o el "Camino inglés" cuyo destino será Ronda "la ciudad soñada", pero eso formará parte de otra interesante historia.


Desde la zona de Tarifa para el Blog de mis culpas...


Enlaces interesantes





domingo, 17 de julio de 2016

La fachada del Ayuntamiento de Morón


Morón es la tierra de la Cal, del Flamenco, de Fernando Villalón, del poeta Julio Vélez o de Juan Antonio Carrillo Salcedo entre otros muchos ilustres paisanos que han dejado su huella en la retina colectiva de nuestro pueblo -en cuyo término municipal ejerciera su influencia en tiempos pretéritos José María “El Tempranillo” y el “Pernales"-, sin olvidarnos del prestigioso reloj Losada -muy parecido al existente en la Puerta del Sol de Madrid-, ubicado en la parte frontal del templete que corona la fachada del Ayuntamiento desde cuyo campanario, nuestra retina queda impregnada con una bella e impresionante panorámica, donde brilla con luz propia la Catedral de la Sierra Sur como la denominara por vez primera nuestro "viejo profesor" de historia del antiguo instituto -actualmente "Fray Bartolomé de las Casas"- llamado D. Juan Fernández, allá por los años 70 del pasado siglo, con la inseparable Torre alminar de San Miguel bajo el amparo de nuestro olvidado Castillo con su artrosis degenerativa correspondiente en sus viejos sillares, mientras el viejo arrabal de Santa María ha sido testigo del oprobio cultural.

El descubrimiento en junio de 2016 de una placa de mármol en la fachada del Ayuntamiento bajo el nombre de "PLAZA DE LA LIBERTAD" ha dejado al descubierto una interesante página de nuestra historia, lo que me ha permitido de nuevo impregnarme con los efluvios y reminiscencias de mi primera visita al "Reloj de Torre Losada" de Morón realizada en el tórrido verano pasado y de este modo seguir ampliando su interesante historia.

En la fachada principal del Ayuntamiento de Morón, justo después del entablamento que permite el inicio de la torre central, donde en su frontal, se encuentra ubicado  el reloj la fábrica londinense "Losada", cuyas horas han sido testigo de importantes acontecimientos sociales, reivindicativos, lúdicos e incluso religiosos que han marcado de alguna manera la “Historia Contemporánea de Morón”, en la frontera de nuestra propia esperanza. 

Atrás quedan escenas surrealistas como el nombramiento de la Virgen María Auxiliadora como "alcaldesa honoraria de Morón" un 24 de mayo de 2008, cuya fachada sería testigo esa misma tarde de la entrega del bastón de mando de la ciudad por el alcalde de la época durante el transcurso de la procesión.


La fachada del Ayuntamiento de Morón sería reformada en 1878 como consta en los “Planos y Libros de Actas Capitulares” que se encuentran custodiados en el Archivo Municipal de Morón de la Frontera. Un reloj de torre que constituye un bello ejemplo de la influencia de los relojes de torre sobre la arquitectura civil de una época. 

En su importante Archivo Municipal se conservan documentos que se remota a tiempos muy pretéritos, como por ejemplo el "Privilegio rodado sobre pergamino" concedido en Murcia por el rey Alfonso X el Sabio el 19 de noviembre de 1271 a la Villa de Morón para "fomentar el poblamiento de esta franja fronteriza" con la antigua Garnatha nazarí (Granada). Se concede al Concejo de Morón los términos que poseía en tiempos de los moros, así como el fuero de Sevilla y un mercado semanal para Morón.

Otro documento importante que existe en el Archivo Municipal es el "Libro de Actas Capitulares de 1402 a 1426. Se considera el más antiguo de todos los documentos conservados en Andalucía y el tercero de España.

El 3 de octubre de 1894 la reina regente María Cristina concedía, en nombre de su hijo el rey Alonso XIII, el título de ciudad a la villa de Morón de la Frontera.




La retina del recuerdo me proyecta aquel interesante libro del paisano Ramón Castellano de Torres "Monumentos de Morón". Un libro muy didáctico y necesario en los pupitres de los escolares -cuya primera edición quedó agotada en breve tiempo-, que nos ayudó a comprender las peculiaridades histórico-artísticas de nuestro patrimonio monumental que dejó patente con sus ilustraciones la sensibilidad artística del "emérito profesor".


La fachada principal del edificio del ayuntamiento de Morón de la Frontera está formada por dos cuerpos y una torre central. El primer cuerpo queda abierto al exterior por tres huecos centrales de entrada al pórtico abierto y dos ventanales laterales, con arcos de medio punto cerradas por rejas de hierro forjado. Un intradós o cornisamiento da paso al segundo cuerpo en el cual se abren cinco grandes ventanales con arcos de medio punto, adornados con rocalla, los tres centrales son abalconados. Un entablamento doble da paso a una torreta central donde, en su frontal, se ubica un magnífico reloj de la fábrica londinense de Losada, que costó 3.000 pesetas, y que, en su maquinaria, figura la siguiente inscripción: "7 de septiembre de 1878 J.R. Losada Regent Street".




No podemos olvidar que José Rodríguez Losada ha sido un relojero que se ha perpetuado en la “Memoria colectiva de nuestro pueblo” al realizar el reloj de torre de la prestigiosa marca que lleva su nombre que se encuentra ubicado bajo la patrte frontal del templete que corona la fachada del Ayuntamiento de Morón. Esta impresionante obra de relojería de la marca LOSADA sería fabricada en Londres en 1878.

En la parte más alta de la fachada se encuentra la pérgola de hierro forjado que sostiene el asa de una campana de 920 kg. de peso que fuera fundida en Sevilla en la fundición del coriano D. Juan Japón.



 Una inscripción que figura en la parte más alta de la campana denominada hombro consta:

“Se hizo en Sevilla por D. Juan Japón siendo Alcalde Presidente Don José Bohórquez”.

A partir del siglo VI las campanas tenían como finalidad anunciar al pueblo las celebraciones religiosas y municipales.


La campana pertenece al tipo denominado de badajo fija. Tiene forma de copa invertida, que vibra por la acción del badajo o martillo exterior produciendo su tradicional sonido de bronce.


El bronce posee una aleación del 78% de cobre y 22% de estaño con un punto de fusión en torno a los 1000ºC.

En su parte central se aprecia un anclaje o anilla para sostener el badajo interno inexistente, pero suena a través de un badajo externo que golpea la campana en el equivalente exterior del punto donde golpearía el badajo interior si existiera. Todo ello, sincronizado a través del control interno de la marcha del reloj de torre, que emite su tradicional sonido de bronce cuando las saetas del reloj marcan las horas en punto y medias horas. Las manecillas que marcan las horas y los minutos tienen forma de saeta. En la parte inferior de la esfera destaca con letras azules la marca LOSADA LONDON, entre los espacios horarios VII al V.

Se puede considerar la fachada neoclásica del Ayuntamiento de Morón -de estilo Pompier-, como uno de los edificios más notables existentes en nuestra ciudad. 

El Neoclasicismo es una tendencia artística que se desarrolla en la segunda mitad del siglo XVIII y en las primeras décadas del siglo XIX contra los excesos decorativos del Barroco y Rococó.


Más de cuatro siglos contemplan al primer edificio municipal que fuera construido allá por el año 1593 y que fuera reformado en 1878 debido a que la fachada no podía soportar el peso de la torre donde se habría de colocar el reloj y la campana, teniendo que reforzar sus pilares que se encontraban en mal estado.

A esta fecha corresponden las galerías altas, las dependencias de la Alcaldía, el Salón de Plenos y la Fachada Principal, cuyo artesanal templete de hierro forjado alberga un magnífico reloj de la marca Losada.






En el expediente de reforma de la Casa Capitular se puede observar el “Proyecto de fachada para la Casa Ayuntamiento de la Villa de Morón” con fecha 10 de abril de 1878. Se observa en la parte inferior su escala: 0,02 por metro.


La fachada que da a la plaza cuyo estado examinado ahora detenidamente no permite que gravite sobre su pared exterior el peso de la torre donde ha de colocarse el reloj y campana del mismo por cuya causa la comisión de obras públicas mandó a formar el presupuesto de gastos…

...Con la reforma de que se trata necesitándose para ella un aumento de seis mil quinientas pesetas con cuya suma quedaría terminado el edificio de una manera perfecta.


...dos mil quinientas pesetas para reforzar algunos pilares que se encontraban en mal estado, podía unirse esta cantidad a la de cuatro mil quinientas pesetas consignadas en el presupuesto general del ejercicio”...

Midiendo el plano existente en el Archivo Municipal "Expediente de Obras de la Casa Consistorial del Año 1878 signatura 1044 C" nos salen las siguientes medidas:

La fachada con el templete y la pérgola tienen una altura de 19 metros de altura.

· El primer cuerpo de fachada tiene 4,5 m. de altura.

· El segundo cuerpo de fachada tiene 5,25 m. de altura.

· La baranda que corona el segundo cuerpo tiene 1,00 m. de altura.

· El templete por la parte exterior mide 4,75 m. de altura.

· La pérgola de hierro fundido mide 4,5 m. de altura.

· La altura de puerta con el arco del primer cuerpo mide 3,5 m.

· La altura de los balcones con el arco del segundo cuerpo mide 2,75 m.

· Los macetones que coronan la fachada tienen 1,30 m. de altura.


Las siguientes medidas han sido realizadas "in situ" a pie de fachada.

· La fachada del Ayuntamiento mide 16,47 metros de ancho.

· La fachada está retranqueada con respecto a la portada principal unos 29 cm, teniendo una anchura de 3,42 cm. El hueco donde se ubica la puerta principal del ayuntamiento tiene 1,80 cm.

· El diámetro de la esfera del reloj tiene una longitud de 134 centímetros.

· La saeta que marca los minutos tiene una longitud de 88 centímetros desde el eje central y la saeta que marcan las horas 59 centímetros. 

· Las letras romanas que señalan las horas tienen una altura de 18,5 centímetros.

· La pérgola sobre la que se sustenta la campana tiene 3,31 metros cuadrados.

· El diámetro de la campana tiene 118,5 cm. 

· La altura de la campana 87 cm. 

· El labio de la campana posee una anchura de 10 cm.

· La altura del templete 2,60 m. La anchura 3,30 m. El fondo 2,01 m.

· La esfera del control interno de la marcha -minutos- tiene 13 cm.

· La esfera del control interno de la marcha -horas- tiene 30,5 cm.


La bancada de madera sobre la que se apoya el reloj de torre Losada tiene las siguientes dimensiones:

· Largo: 127,5 centímetros de longitud.

· Ancho: 71 centímetros.

· Altura: 109 centímetros.




Según el Archivo Municipal de Morón de la Frontera, entre 1868 y 1936, la Plaza del Ayuntamiento se denominó Plaza de Libertad. Tras el destronamiento de Isabel II y la Revolución de 1868, que intentó establecer por primera vez en la historia de España un régimen político democrático, el 1 de noviembre de 1868 la Junta Revolucionaría de la villa, en la sesión del cabildo, dijo que no existía, como estaba prevenido, lápida en la plaza y acordó que se construyera una con el lema “Plaza de la Libertad” y se colocará en la fachada de la Casa Consistorial.



Los distintos nombres que ha tenido la plaza, desde su origen a la actualidad, han sido los siguientes: Plaza Baja, Plaza de la Constitución, Plaza Real de Fernando VII (Plaza Real, Plaza del Rey), Plaza de Isabel II, Plaza de la Libertad, Plaza de José Calvo Sotelo y Plaza del Ayuntamiento.

La Comisión Gestora que se hizo cargo del gobierno local tras la toma de la ciudad por el ejército sublevado, en la sesión de 5 de octubre de 1936, acordó cambiar la rotulación de la hasta entonces denominada Plaza de la Libertad por el de José Calvo Sotelo. En el mismo acuerdo se cambió el nombre de otras calles para homenajear a mororenses del “Glorioso Movimiento Nacional” fallecidos en los primeros días de la Guerra Civil.






En junio de 2016 los pintores Manolo Pinto y Ramón Álvarez Cabeza "Garanchi" estaban remodelando la fachada principal del Excmo. Ayuntamiento de Morón. Al raspar una placa de mármol ubicada en la parte frontal del templete que corona la fachada del Ayuntamiento -donde hasta ahora se podía leer "Plaza de José Calvo Sotelo" que sería colocada en 1936-, quedó al descubierto el nombre de "Plaza de la Libertad", denominada así a partir de la Revolución de 1868 denominada "La Gloriosa" o Septembrina, que supuso el destronamiento de la reina Isabel II y el comienzo del "Sexenio Democrático (1868-1874).


Fachada del Ayuntamiento de Morón remodelada en junio de 2016


Según el Archivo Municipal de Morón de la Frontera

RETIRADA DE LA FACHADA DEL AYUNTAMIENTO LA PLACA DE CONSAGRACIÓN DE LA CIUDAD AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS



Esta placa fue colocada sobre el arco central de entrada de la fachada del Ayuntamiento en virtud del acuerdo tomado por la Corporación franquista en sesión extraordinaria el 1 de mayo de 1937, presidida por el alcalde Antonio Delgado Adame, dentro de los actos organizados con motivo de la consagración de la ciudad al Sagrado Corazón de Jesús. Este es el acuerdo:

“El Señor Alcalde da cuenta de una propuesta, comprendida en la orden del día de esta sesión extraordinaria, dice, que la experiencia de los seis años transcurridos demuestran, que tanto las personas como las entidades o corporaciones necesitan elevar su espíritu y separarse de las cosas materiales, de algo, que le impulse y dirija en su ingrata misión, poniendo el pensamiento en Dios, para con su ayuda resolver acertadamente los graves problemas que plantea la dirección y administración de los pueblos. Por ello nada más justo, que en estos momentos de construcción y buenos propósitos, el Ayuntamiento de la ciudad, interpretando los sentimientos del pueblo, que nunca dejo de ser católico, acuerde su consagración al Sagrado Corazón de Jesús y entronice su venerada imagen en sitio preferente del Salón de Sesiones y su placa en lugar principal en la fachada exterior de la Casa Consistorial; pide a todos que pongan su espíritu cristiano y su entusiasmo en este acuerdo que espera que todos votarán, honrándose al hacerlo y otorgando así bienes incalculables sobre el pueblo, que por haberse apegado excesivamente a las cosas materiales ha sufrido y sufre todavía las consecuencias de su extravío, del envenenamiento de su espíritu.
Varios señores concejales, interpretando el sentir de la Corporación, hacen elogios de la propuesta del Señor Alcalde y por unanimidad y en votación ordinaria se acuerda:

1º. Consagrar oficialmente la ciudad de Morón de la Frontera al Sagrado Corazón de Jesús.

2º. Entronizar su imagen en el lugar principal y preferente del Salón de Sesiones.

3º. Autorizar al Señor Alcalde para atender a los gastos que ocasione la entronización y nombrar una comisión compuesta por los capitulares señores don Francisco Villalón Gordillo, don Pablo Martínez Adiego, don Cristóbal Bravo Segura, para que preparen y lleven a afecto la ejecución de estos acuerdos, su propaganda y organicen las fiestas con que ha de celebrarse tan fausto acontecimiento”.

Hemos de recordar que estamos en plena Guerra Civil y durante estos mismos días de mayo de 1937, después de la represión inicial, un grupo de moronenses fueron sentenciados a muerte y ejecutados en Sevilla por los tribunales de justicia franquista en virtud de procedimientos sumarios.

Sin embargo los actos de entronización y la colocación de la placa, por razones que desconocemos, no se llevaron a cabo hasta el 8 de mayo de 1940. La placa fue retirada el 29 de junio pasado.



La noche del sábado 16 de julio de 2016 se conmemoraba el 50º Gazpacho Andaluz de Morón de la FronteraHa sido la primera vez que se ha celebrado el popular “Gazpacho” -uno de los festivales flamencos pioneros en la provincia de Sevilla-, en la fachada del Ayuntamiento, un magnífico escenario en el que se colocó un crespón negro en señal de luto por la memoria de uno de los grandes del flamenco y profundo conocedor del cante ortodoxo, Juan Peña "El Lebrijano" recientemente fallecido.

De nuevo, el reloj Losada ha sido un privilegiado testigo de tan magno acontecimiento cultural marcando los tiempos a través de su badajo externo que golpeaba la enorme campana de 920 kg. emitiendo su tradicional sonido de bronce cuando las saetas iban marcando las horas y medias horas.


Foto José Mercé tras la reja de la fachada del Ayuntamiento de Morón. Gazpacho 2016

Lejos queda ya aquel primer Gazpacho Andaluz de Morón de la Frontera celebrado aquel 31 de agosto de 1963 en los Jardines de la Alameda, a la memoria del gran Silverio Franconetti, donde brillaran figuras de la talla de Antonio Mairena, Gabriela Ortega, Juan Talega, Fernanda y Bernarda de Utrera, Pepe Ríos, Perrate y Bambino de Utrera, El Lebrijano, Manolito de María y Platero de Alcalá, Joselero, Diego del Gastor, Manolo Morilla, Paco del Gastor, Andorrano, Fernandillo de Morón y Gitanillo de Puebla de Cazalla.


Foto Takeshi Mine



Jesús Flores. Foto Estela Zatania
David El Galli. Foto Estela Zatania
El Farru. Foto Estela Zatania

El segundo Gazpacho Andaluz celebrado el 22 de agosto de 1964 estuvo dedicado a la memoria de Diego Bermúdez Cala "El Tenazas", sin olvidar el Gazpacho de 1973 que sería suspendido en señal de duelo por el fallecimiento de Diego del Gastor. 

Desde la fachada del Excmo. Ayuntamiento de Morón de la Frontera, denominada “Plaza de la Libertad" allá por los años de "La Gloriosa" en 1868, para el blog de mis culpas…



Enlaces interesantes