jueves, 9 de octubre de 2014

El Guadalquivir y Cazorla en la retina del recuerdo


Andaluces de Jaén,
Aceituneros altivos,
Decidme en el alma: ¿quién,
Quién levantó los olivos?...

Miguel Hernández


Cuando realizamos alguna mirada retrospectiva de nuestra infancia se nos pueden extrapolar imágenes grabadas en la retina de nuestro recuerdo. Cierta nostalgia, mi época de zagal en aquel primer colegio estudiando la antigua geografía cantando con todos mis compañeros en voz alta, mientras en "profesor" creaba el miedo escénico paseando por el pasillo central del aula con su palmeta de madera en una España invertebrada con mentalidad de sacristía.


Nacimiento del Guadalquivir en la Cañada de las Fuentes, Sierra de Cazorla

«España limita al Norte con el Mar Cantábrico y los montes Pirineos que la separan de Francia; al Este con el Mar Mediterráneo, al Sur con el mismo mar, y al Oeste con Portugal y el Océano Atlántico.»

El río Guadalquivir, desde el Puente de las Herrerías, cerca de su nacimiento

El nacimiento de los ríos españoles no podía ser menos y seguíamos cantando su curso y desembocadura...


…“El Guadalquivir nace en la Sierra de Cazorla”... pasa por Córdoba, Sevilla y desemboca en el Océano Atlántico, por Sanlúcar de Barrameda.



Antonio Machado en Baeza, también visitó el nacimiento del "río padre de Andalucía", el Guadalquivir

Existe un bello poema del gran poeta don Antonio Machado mencionando su nacimiento. 


“Oh, Guadalquivir!, te vi en Cazorla nacer”…

El nombre de Cazorla ha quedado grabado en la retina colectiva del pueblo andaluz desde que Fernando III “El Santo” establece un criterio por el cual el río Guadalquivir, el más importante de Andalucía y eje vertebrador de culturas por su carácter navegable, nace en la Cañada de las Fuentes, término municipal de Quesada, en el Parque Natural de la Sierra de Cazorla.




El Guadalquivir entre naranjos y olivos es uno de los marcadores de nuestra identidad histórica y cultural andaluza. Etimológicamente deriva del árabe Wad al-Kabir o río grande -anterior río Baetis romano y Tartesis fenicio-, fiel testigo de la historia desde los tartessos, cartagineses, romanos, visigodos, árabes y cristianos.




La cuenca del Guadalquivir es testigo de una fusión entre la cultura autóctona con diferentes pueblos mediterráneos cuyo resultado final ha sido un crisol de culturas con un fuerte soporte demográfico autóctono.

Su nacimiento oficial está en la Cañada de las Fuentes aunque en verano y otoño carece de aporte hídrico. De vez en cuando surge alguna polémica sobre el lugar exacto de su nacimiento. 



Río Guadalquivir, desde Sevilla

Es posible que existan tantos guadalquivires como comarcas quieran reivindicar su génesis como por ejemplo el río Guadalimar,–Wad al-Ihmar o río colorado- que nace en la Sierra de Alcaraz y se dirige al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Afluente del Guadalquivir, es el más caudaloso por su margen derecha y posee un gran aporte hídrico junto al río Genil (Wad al-Xenil) por su margen izquierda que nace en Sierra Nevada con un gran caudal siendo el segundo río más largo de Andalucía.


El nacimiento del Guadalquivir es de un alto valor ecológico

Desde el punto de vista histórico, el nacimiento del Guadalquivir parece no tener dudas en la Sierra de Cazorla aunque existe una vieja tesis musulmana que menciona que el antiguo Wad al-Kabir nacería en Sierra Nevada. Tampoco podemos olvidar que el Guadalquivir  romano nace en el Guadiana Menor...

Una mañana de otoño cuando la clorofila de los árboles va dejando paso al color ocre y amarillo anaranjado de sus hojas, partimos desde la tierra de la Cal como legado de nuestros ancestros hacia el paraíso interior de Andalucía, la Sierra de Cazorla con sus lomas de tierras trenzadas de verdes olivos que contrasta con el color ocre de sus tierras donde ha brillado con luz propia desde tiempos ancestrales el azzayt –como lo llamaban los árabes-, manantial de salud en forma de oro líquido que se rezume en las antiguas al-ma´saras.


Sendero que lleva al nacimiento del río Guadalquivir

Desde Úbeda iniciamos la ruta hasta Cazorla y la Iruela donde un bello castillo templario nos observa desde su privilegiada atalaya. Transitamos por el Puerto de las Palomas y hicimos una pausa para realizar algunas fotos y observar desde las alturas el pueblo de Arroyo Frío -una pedanía de la Iruela- y la cerrada de Utrero, donde el río Guadalquivir ha tallado a lo largo de miles de años una profunda garganta y Burunchel hasta llegar al Puente de las Herrerías donde dice la leyenda que su primitiva construcción se remonta hacia el siglo XV, en tiempos de los Reyes Católicos cuando habían declarado la guerra al reino nazarí. 


Desembocadura del Guadalquivir. http://blogdegeografiadejuan.blogspot.com.es/

Pasado el puente a unos kilómetros entramos en un sendero ascendente hasta hasta la Cañada de las Fuentes donde está ubicado el punto oficial como nacimiento del río Guadalquivir.

A lo largo de su curso alto pudimos observar y disfrutar de un bello espectáculo con la presencia de ciervos con sus crías, zorros, ardillas y cabras montesas. Terminada la ruta, volvimos por el Puerto de las Palomas hacia La Iruela y Cazorla para volver hacia la monumental Úbeda y Baeza, aunque eso pertenece a otra historia del blog de mis culpas que seguiré compartiendo...


Desde el nacimiento del Guadalquivir




Enlaces interesantes


miércoles, 24 de septiembre de 2014

El bandolerismo en su contexto histórico


Todos los siglos de la Historia de España han sido agitados pero el siglo XIX fue especialmente convulso comenzando con el Desastre de Trafalgar el 21 de octubre de 1805, por el que España anclada en la miseria política, social y económica pierde el mayor y más débil Imperio que jamás haya existido a manos de los “Hijos de la Gran Bretaña” que ya habían ocupado Gibraltar el siglo anterior durante la Guerra de Sucesión española. 

Las consecuencias de dicha batalla hicieron que se inmortalizara el nombre del cabo que como "efecto colateral" trajo consigo un dolor lacerante para el comercio colonial español herido de muerte al carecer España desde ese momento de una Armada sólida para la defensa de sus intereses comerciales.

Fusilamientos del 3 de mayo. Goya

La Armada española se vio arrastrada por decisiones políticas subordinadas a los intereses de Napoleón. Después de Trafalgar, la marina española, la única que podía ligar los pedazos esparcidos en el mundo entero moriría de abandono por falta de carena en los arsenales junto a la decepción de sus marinos por la incomprensión y el olvido de su propia nación según el libro “La razón de Trafalgar” por Hermenegildo Franco Castañón.

Se daban las condiciones idóneas para que muchos ex guerrilleros de la guerra de la independencia, soldados licenciados de las guerras carlistas sin recursos, bandidos de honor contra el absolutismo de Fernando VII o con algún percance con la justicia se “echaran al monte” al carecer de recursos para sobrevivir.



Otro trágico acontecimiento fue la Guerra de la Independencia (1808-1814) que sin embargo, fue capaz de alumbrar las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812 “La Pepa”, que supuso en un principio el fin del absolutismo y el nacimiento del liberalismo, lo que introducía a España en el progreso y la modernidad pero nada más lejos de la realidad.

Fernando VII. Museo de Cádiz

Fernando VII vuelve a España apoyado por la España más reaccionaria y la ignorancia de su pueblo lo recibe con fervor al grito de “vivan las caenas”, introduciendo de nuevo el absolutismo en España que vuelve al oscurantismo, al no permitir que aquel espíritu de la España de 1812 siguiera por la senda constitucional del progreso y la libertad.

En este contexto histórico, también existía una España rural que actuaba como verdadero caldo de cultivo para que los antígenos de la miseria y el hambre por un lado y el caciquismo por otro fueran el anverso y reverso de la sociedad española del siglo XIX. 

La figura del cacique ejercía un enorme poder en todos los territorios donde ejercía su influencia al designar alcaldes, controlar a jueces locales y funcionarios públicos, actuando con toda la arbitrariedad posible incluso amañando elecciones.



El latifundista estaba en la cúspide social debido a sus rentas cuyo modelo dominante de la propiedad de la tierra en Andalucía, Extremadura y gran parte de España “permitía” que los hacendados se valieran de la miseria de los braceros a los que trataba infrahumanamente, lo que “aseguraba” una mano de obra sumisa y barata.



Por tanto, no era extraño que la clase campesina pobre de solemnidad, soñara con mejorar la condición de su existencia ya que el hambre y la miseria penetraba con total libertad en los hogares de las familias más humildes que trabajaban de sol a sol recibiendo un mísero salario que no cubría las necesidades básicas. Recordar que el salario medio de un jornalero cuando trabajaba sólo le permitía comprar algunas piezas de pan al día y poco más.

La legión de los desheredados del campo andaluz estaba sometida a la explotación del “señorito cortijero” clasista que poseía  una alta convicción de que el trabajo era un castigo bíblico. La indigencia y el analfabetismo en la mayoría de la población estaba garantizada. La tasa de natalidad y mortalidad era muy elevada y la gastroenteritis, la disentería, el raquitismo o la tuberculosis hacían estragos en la población. Hubo nueve epidemias de fiebre amarilla que azotaron Cádiz y Sevilla a partir de 1800 a lo que hay que sumar épocas de sequía y escasez de trigo que provocaron las hambrunas en 1847,1857 y 1867.



Con estos mimbres, cualquier encontronazo con la “justicia” podría actuar como detonante para revelarse contra los ricos, contra el poder establecido y en definitiva, contra la injusticia del mundo y “echarse al monte” como muestra de rebeldía teniendo en el robo la única herramienta para paliar el hambre o colectivamente como en las manifestaciones ocurridas en 1854 con el alzamiento de campesinos en Utrera, en 1857 en el Arahal, en 1861 en Loja, en 1892 en Jerez de la Frontera, etcétera, obteniendo la represión como respuesta.




El bandolerismo fue considerado como una razón de Estado al estar en peligro las rutas y caminos desde Despeñaperros hasta Andalucía la Baja y el Camino inglés. Pero no hay que olvidar que fue el resultado de tanta miseria moral del propio Estado que permitía fuertes contrastes sociales beneficiando siempre a las clases privilegiadas como la nobleza y el clero mientras al mismo tiempo la miseria y hambruna actuaba como detonante para que muchas personas se pusieran al "margen de la ley" en las sierras de Andalucía como verdadero territorio donde ejercer su influencia.


"El rey manda en España pero en la sierra mando yo"

José María "El Tempranillo"


Estatua ecuestre del bandolero en Ronda

Detrás del bandolerismo -siempre polarizado- casi siempre ha existido una razón de orden sociológico ante la injusticia social. Para la aristocracia, caciques y señoritos andaluces de la época eran considerados bandidos, malhechores, ladrones ó asesinos mientras que para la gran masa de jornaleros, gente humilde y campesina eran considerados “rebeldes con causa”, una especie de portavoces del malestar general donde agarrarse las clases más frágiles de la sociedad. .



La nefasta política absolutista de Fernando VII provoca en España una serie de reacciones de carácter liberal, contrarias al régimen, que pretendían el restablecimiento de la Constitución de 1.812 como fueron los pronunciamientos militares de febrero de 1.831 con el teniente coronel Manzanares que fracasa en Estepona y en otoño del mismo año con el general Torrijos que fracasa en las cercanías de Málaga, en los que José María “El Tempranillo” colabora inútilmente.






En 1879 cuando nació Pernales, España todavía estaba atrasada y se había instaurado “La Restauración” con Cánovas del Castillo que impulsó un sistema de partidos en el que los liberales y conservadores se turnaban en el poder, defendiendo ambos a la sociedad burguesa que beneficiaba a la industria y a los latifundistas mientras que el resto de la población permanecía anclado en el analfabetismo y la miseria. En el mundo rural el caciquismo se encargaba de amañar las elecciones  beneficiando siempre a la oligarquía.

Las clases privilegiadas al ser los máximos latifundistas defendían sus privilegios amparándose en el sistema, al mismo tiempo que la justicia social brillaba por su ausencia, al ser endémica ya que los problemas fundamentales del país como una buena reforma agraria siempre fue una asignatura pendiente. El resentimiento de la población era el caldo de cultivo idóneo para “echarse al monte”.



La literatura popular diferenciaba el bandolero del bandido, narrando sus “historias y leyendas”, hombres con sus catites y tupidas patillas de boca de hacha, armados con trabucos y navajas mientras la hembra permanecía en su pensamiento, todo ello visto con respeto en el mundo rural contribuyendo a engrandecer su leyenda como el caso de los "Siete Niños de Écija" que inmortalizara nuestro paisano y poeta de Andalucía la Baja Fernando Villalón con su "Diligencia de Carmona" con el “Tragabuches, Juan Repiso, Satanás y Mala-Facha, José Candio y el Cencerro y el capitán Luís de Vargas” el que a los pobres socorre y a los ricos avasalla.


José María “El Tempranillo”, “Curro Jiménez” “El Pernales” y un largo etcétera que engrosaron las filas de la disidencia en la España borbónica por motivos sociales, políticos, de honor, etc... formando parte de la memoria colectiva de los pueblos y también de la crónica luctuosa.



En definitiva, el bandolerismo andaluz es la consecuencia de haber formado parte de los “hijos de la miseria” bajo una situación social, política y económica injusta que impedía que se introdujeran los cambios sociales necesarios que dieran cierta solidez a los cimientos de una sociedad anclada en el paleolítico de la historia, incapaz de tratar con altura de miras los problemas fundamentales de España. 


"Bandoleros de Grazalema en Montellano"


Desde la Sierra de Grazalema para el Blog de mis culpas



http://www.eduardpunset.es/22731/general/de-cabo-a-plaza

domingo, 21 de septiembre de 2014


Foto  Antonio Ramos www.aerofotoramos.com


¡Muchas gracias por compartir conmigo el blog que estás leyendo!.

!Desde la ciudad del Gallo, MORÓN-Sevilla-España!.
Paz,  amor  y alegría a los pueblos del mundo. Espero que la sonrisa nos  acompañe  cada día y que la discordia nunca se encuentre en nuestro  camino.


Foto Antonio Ramos www.aerofotoramos.com


¡Thank so much for sharing with me the blog that you´re reading right now!.

¡From the plucked Rooster city, MORÓN-Sevilla-Spain!

Peace, love  and harmony to the people of the World.  I hope that the smile  stay  with us each day and we never find discord in our ways.



La inmensa mayoría de las fotografías de este Blog han sido realizadas por propio su autor. No obstante, es posible que existan algunas fotos obtenidas de la web para ilustrar algún artículo en concreto sin uso comercial. 

Por tanto, si alguna imagen hubiese que retirar por cualquier razón, se agradece la comunicación, para proceder a su retirada lo antes posible.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Más allá de la Sevilla monumental


En busca del Monasterio de Santa María de las Cuevas en la Cartuja de Sevilla me reencuentro con el Pabellón de Marruecos, una joya arquitectónica de la antigua Exposición Universal de 1992.

La retina del recuerdo me extrapola bellas imágenes con aquellas fuentes en las cuales brotaba abundante agua desde la parte superior a la inferior, dando la impresión todo su conjunto arquitectónico de que nos encontrábamos de nuevo ante las  “Mil y una noches”.


La planta del edificio es una estrella de ocho puntas realizada con técnicas tradicionales del Reino de Marruecos transmitidas a través de generaciones de artistas. En su construcción se utilizó el mosaico esmaltado, el yeso con motivos geométricos o el techo en forma de cúpula móvil que se desplaza para observar el firmamento como recuerdo de la sabiduría árabe que en tiempos de al Ándalus eran expertos en el estudio de las estrellas.

Desde 1998 el Reino de Marruecos y la Junta de Andalucía bajo los principios de la paz, diálogo y tolerancia promueven el encuentro entre los pueblos y la cultura del Mediterráneo dando como génesis el 8 de marzo de 1999, la “Fundación Tres Culturas del Mediterráneo” como referente de la tolerancia y el progreso entre los pueblos, teniendo su sede en el antiguo Pabellón de Marruecos, hoy denominado Hassam II.

A pocos metros nos encontramos con otra joya arquitectónica como es el Monasterio de Santa María de las Cuevas conocido también como Monasterio de la Cartuja.



La isla de la Cartuja siempre ha sido rica en arcilla. Los antiguos alfares de Triana extraían el barro para confeccionar azulejos en los hornos que los almohades ya ubicaron en el siglo XII junto al río. 

La etimología del término azulejo viene de az zulaiy que significa ladrillito, una pieza de arcilla vidriada por uno de sus lados. Los primeros azulejos hispanoárabes se denominaron alicatados, término que aún continúa en el argot de la construcción.

El alfarero tradicional realizaba las piezas de arcilla y las llevaba al secadero para que se secaran con el  aire natural. Cuando estaban secas, se realizaban los dibujos con sus motivos correspondientes en varios colores. Se introducían los ladrillos vidriados para que fundieran en el horno árabe colocados unos sobre otros de forma que pasara el fuego entre ellos de forma correcta y se encendía con leña de olivo desde la puerta de la caldera hasta conseguir altas temperaturas que diera la cochura ideal al material, siempre a vista del buen profesional que estimaba que la cochura era la correcta cuando el humo que salía por la chimenea era blanco.

Cuenta la leyenda que durante la época musulmana se halló una imagen de la Virgen María en una de las cuevas y se esconde. Con la conquista cristiana se levanta una ermita en el mismo lugar donde apareció la Virgen. Para asistir a los devotos se construye el monasterio cartujo en las inmediaciones una comunidad de terciarios franciscanos fundando en el año 1400.

Rosetón de azulejería del siglo XVI

Durante la Guerra de la Independencia el monasterio franciscano de la Cartuja se convirtió en cuartel de las tropas napoleónicas. Posteriormente durante la “Desamortización de Mendizábal” entre 1835 y 1836 se produce la expulsión de las órdenes religiosas. El Monasterio de la Cartuja tras la Desamortización pasa a ser propiedad de Charles Pickman, empresario de Liverpool que lo convierte en una fábrica de cerámica con prestigio internacional.



A partir de 1997 se convierte en sede del “Centro Andaluz de Arte Contemporáneo” “Rectorado de la Universidad Internacional de Andalucía.


Durante la grata visita entramos por una de las puertas de acceso cercana al río Guadalquivir que desemboca en una avenida de cipreses junto a la Huerta Grande que nos introduce a través de su perímetro en la Puerta de Tierra o Principal con la Capilla de Afuera del arquitecto Ambrosio de Figueroa (siglo XVIII). Esta capilla y los espacios anexos la utilizaban los cartujos para atender a los menesterosos que llegaban al Monasterio.

La fachada del Monasterio de la Cartuja está presidida por dos Lagunas, la primera de Maura Shehan en el año 2000 que representa el abandono de la isla de la Cartuja tras los grandes eventos de la “Exposición Universal de 1992”. La segunda laguna posee el azul intenso que se observan en las limatesas que coronan los tejados. En muchos países de la ribera mediterránea se utiliza el azul para pintar terrazas y fachadas, lo que nos remonta a los orígenes de los alfares almohades.

Antes de llegar al Patio de Santa María, lo que más nos sorprende es una obra de Cristina Lucas 2009 que representa una figura gigante cuyo rostro y brazo derecho escapan por la ventana de una habitación donde parece haber quedado atrapada al haber crecido sin control. La autora intenta demostrar una especie de opresión tanto física como psíquica en la mujer.


Atravesamos el Patio del “Ave María” y a mano derecha nos encontramos con el paseo de las jacarandas donde se puede apreciar una obra de Curro González en 2010 “El hombre orquesta” que representa una metáfora de un hombre que se enfrenta a la “Puerta de la Fama”, que recoge la idea del fin último que es la consecución del éxito que garantice su paso a la posteridad.


Muy cerca se encuentra el ombú del monasterio, una planta arborescente con gran longevidad e inmunidad frente a los insectos debido a su savia tóxica pudiendo llegar a medir entre los 10 y 15 metros de altura. Cuenta la leyenda que fue plantado por Hernando Colón, hijo del Almirante.
Junto al ombú se puede observar el monumento al Almirante Cristóbal erigido por la Marquesa viuda de Pickman en 1.887.
“En memoria por haber estado depositadas sus cenizas desde el año MDXIII a MDXXXVI en la Iglesia de esta Cartuja de Santa María de las Cuevas”.


Entramos en el atrio de la Iglesia y al frente la fachada de la Iglesia destacando un rosetón de azulejería del siglo XVI. La Iglesia gótica, de una sola nave y bóvedas de crucería data del siglo XV siendo utilizada durante la época fabril (siglos XIX y XX) como almacén de loza. En la actualidad se dedica a exposiciones y actos culturales.

En la cripta de la capilla de Santa Ana conocida como la capilla de Cristóbal Colón reposaron los restos del Almirante entre 1509 y 1536.

Cerca del presbiterio a mano derecha, salimos al “Claustrillo” de singular belleza, construido en el siglo XV como ejemplo de la arquitectura mudéjar de la ciudad, destacando la teja árabe, la azulejería, el ladrillo rojo, las columnas de mármol blanco y el capitel campaniforme de influencia nazarí.
Junto al claustrillo se encuentra la Sala Capitular donde en el primero de sus tramos destaca la decoración figurativa de su bóveda como primera escultura gótica de Sevilla. La sala fue cedida como lugar de enterramiento de los Ribera, protectores del Monasterio de la Cartuja donde se encuentran los sepulcros de Catalina  fundadora del Hospital de las Cinco Llagas y Perafan de Ribera  fundador de la “Casa de Ribera” y “Adelantado Mayor” de Andalucía que subvencionó la construcción de la Iglesia y se responsabilizó del mantenimiento del monasterio siempre y cuando tuviera derecho a ser enterrado en dicho edificio.


Los sepulcros fueron realizados en Génova, en el siglo XVI por Aprile de Carona y Pace Gazini.
Más tarde nos deleitamos paseando por los jardines exteriores del monasterio  impactando nuestra retina la Torre Pelli con 178 metros de altura como parte de la Sevilla moderna. Incluso se llegó a hablar en los mentideros que existía una norma no escrita que decía que ningún edificio de la ciudad podía superar en altura a la Giralda aunque el tiempo pasa y las ciudades evolucionan.
Desde el Monasterio de la Cartuja para el blog de mis culpas...

domingo, 7 de septiembre de 2014

El "oro rojo" entre el poniente y el levante




Desde Barbate hasta la costa de Taraf al Ghar (célebre por la batalla que inmortalizara su nombre en 1805), Zahara de los Atunes, la antigua Baelo Claudia hasta llegar a Tarifa, nos cabe la posibilidad de que la retina de nuestro recuerdo nos extrapole el término “oro rojo” en una bella zona geográfica de transparentes aguas.

El avispado lector del blog de mis culpas se habrá dado cuenta de inmediato de que no se trata de aquel "oro rojo" que las páginas de la historia bautizaron como tal durante la II República Española, presidida por Largo Caballero, a iniciativa de su ministro de Hacienda, Juan Negrín que enviara a Moscú, capital de la antigua U.R.S.S. -510 toneladas de oro en monedas- y a Francia -193 toneladas de oro- a los pocos meses del inicio de la Guerra Civil Española.

Se trata de algo mucho más importante desde el punto de vista de la antropología social al tener la pesca del atún rojo de almadraba, un gran impacto social y económico en una determinada zona geográfica de la costa de la antigua Taraf al Ghar (Trafalgar) entre los dichosos vientos del levante y del poniente que protagonizan la vida de sus habitantes enarbolando las defensas de los visitantes alterando no pocas veces los sentidos.  Una lucha ancestral y titánica entre el ser humano y los grandes atunes en su paso migratorio hacia el "Mare Mostrum".



Una principal actividad económica que ha girado en torno a la pesca del atún rojo de almadraba al generar un importante volumen de empleo directo además de empleos correspondientes a la industria auxiliar como fábricas de conservas, transportes, gestión de residuos etc… en una zona muy castigada por el desempleo. Tampoco podemos olvidar que existe un importante turismo gastronómico en torno a este apreciado túnido con múltiples propiedades organolépticas y culinarias.

Las almadrabas generan un importante volumen de empleo con cerca de 500 puestos de trabajo directos, además de empleos correspondientes a la industria auxiliar con fábricas de conservas, transportes y servicios, gestión de residuos, etcétera.
           
Durante siglos, muchas generaciones de pescadores de esta zona geográfica del sur de España han sabido vivir de la pesca del atún de forma sostenible, gracias a la utilización de artes tradicionales como la almadraba siendo grandes maestros en la transformación y comercialización de los productos derivados del  atún de almadraba denominado el oro rojo.

El término  almadraba posee un origen andalusí "lugar donde se golpea y lucha" así como el término arabizado attûn que procede del latín thunnus.


La Costa de Trafalgar con Conil, Barbate, Zahara de los Atunes junto a Tarifa han sido depositarios de un ancestral método de pesca, denominado “Almadraba”. Estos pueblos están ubicados en una privilegiada zona geográfica cercana al Estrecho de Gibraltar -Gebel al Tarik-  que ha sido desde tiempos remotos una encrucijada de pasos migratorios del atún rojo y otras especies marinas.  

Los fenicios, griegos y cartagineses observaron que llegando la primera luna de mayo, los grandes atunes rojos migraban desde las frías aguas del Océano Atlántico a las cálidas del Mare Nostrum para desovar, cruzando el Estrecho de Gibraltar –Gebel al Tarik- como paso obligado, muy cerca de las costas y regresaban de nuevo en otoño al punto de origen.

Los fenicios fueron los primeros en utilizar la almadraba de tiro como arte de pesca construyendo factorías de pescado en la zona y de ese modo obtener esos valiosos recursos del mar calando durante los meses de marzo y abril. Fueron los fenicios en el año 1100 a.C. los que enseñaron el arte de la pesca con almadrabas de tiro y técnicas de salazón a los habitantes de esta tierra. La ruta del atún -desde tiempos ancestrales- ha marcado la historia y la cultura de estos pueblos con esencias marineras.



Los romanos de Baelo Claudia relanzan esta actividad y extienden la fama de sus productos por todo el Imperio. Baelo Claudia estuvo ligada en esencia a las industrias del salazón del pescado, donde se fabricaba el famoso garum, una salsa realizada con vísceras fermentadas de pescado que eran altamente apreciada en la época, convirtiéndose en la salsa gastronómica más apreciada en Roma y según Plinio, con un valor sólo comparable sólo al de los perfumes.

Los restos de vísceras del atún en salazón se dejaban en salmuera al sol y se envasaban en ánforas para ser exportadas por mar al resto del Imperio Romano. El atún de almadraba llegaba todas partes del Imperio procedente de las capturas de las almadrabas del sur de la Península Ibérica.


La pesca del atún de almadraba, su tratamiento y conservación, en salazón, constituyó una industria floreciente en toda la costa gaditana y fue la causa fundamental para  el nacimiento y prosperidad de Baelo Claudia -Bolonia- donde el atún de almadraba constituyó su principal fuente económica que ha llegado hasta nuestros días de una manera artesanal. 


Los árabes heredaron este ancestral y noble arte de pesca creando el término almadraba. La Baesippo romana pasará a ser Barbat en época musulmana que siempre ha vivido del mar.

Posteriormente el Duque de Medina Sidonia considerado como el “Dios de los atunes” dispondrá durante siglos de la exclusividad de la pesca de almadraba en el litoral andaluz heredado de Alfonso Pérez de Guzmán “Guzmán El Bueno”, por la defensa heróica de Tarifa, que recibe en 1299 la almadraba de Conil y en 1445 sus descendientes, el Ducado de Medina Sidonia como monopolio de pesca almadrabera en toda Andalucía.

El Real Decreto de 20 de febrero de 1817 a raíz de las leyes que emanan de las Cortes de Cádiz abolieron dicho privilegio y la explotación le fue concedida a los pescadores.

Playas de Baelo Claudia -Bolonia-.

La pesca del atún rojo o de aleta azul ( Thunnus thynnus) es muy selectiva, sostenible  y respeta el medio ambiente. Viene practicándose desde tiempos prerromanos y no genera daños colaterales negativos sobre otras especies marinas.

El atún rojo es una especie epipelágica –hasta los 200 metros de  profundidad- y mesopelágica –entre 200 y 1.000 metros- que efectúa grandes migraciones, recorriendo grandes distancias para cumplir su ciclo reproductivo entre mayo y julio en aguas cálidas.

El atún rojo forma grandes bancos y se traslada hasta las aguas superficiales costeras  procedente de las proximidades del Círculo Polar Ártico, pasando por el Estrecho de Gibraltar en dirección al Mar Mediterráneo para realizar la puesta. En otoño se dispersan y retornan a aguas profundas.

La calidad del atún rojo o de aleta azul (Thunnnua Thynnus) posee múltiples propiedades nutritivas con sus variadas formas de preparación acompañado de una notable presencia en nuestra gastronomía como arte de pesca milenario. El paso de los siglos ha sabido conservar su rasgo identificativo, lo que representa un importante nexo de unión con nuestros tiempos más remotos.


Puente de la Isla de la Paloma donde uno se acuerda de aquel  dicho que existe en Tarifa «la madre que parió al poniente y la madre que parió al levante»

La almadraba que se emplea en la actualidad se denomina almadraba de buche siendo un arte de pesca fijo de redes verticales que llega a la superficie mediante boyas, anclado en el fondo del mar a través de cables de acero engrilletados a unas anclas.  Están equipadas generalmente con una red de guía que conduce a los peces hasta la zona cercada. Suele estar dividida en varios compartimentos, siendo el copo, el único que tiene fondo, el lugar de la almadraba donde finalmente se producirá el izado de los atunes, para proceder a la “levantá”. 

El tamaño de la luz de malla solo captura atunes reproductores adultos con talla y peso muy superiores a los mínimos autorizados -200 kg de peso y talla media de 168 cm-.

La almadraba se sitúa a unos tres kilómetros de la costa a una profundidad en torno a treinta metros y conforma una complicada estructura donde cada parte tiene un nombre específico, tales como bordonal, rabera, mojarcio, etcétera.


Puerto de Barbate

El copo es un compartimento en forma de saco, donde se efectúa la levantá del atún. Las embarcaciones de la almadraba tienen apodos tales como testa, batel, barcos de canto, barcos de atajo, falucho, barco de luz y botes auxiliares.

El atún rojo se alimenta de caballas y sardinas acumulando grasas en el océano alcanzando tallas entre 600-3000 mm. alcanzando su madurez sexual entre los 5 y 8 años con un peso aproximado de 30 kg. La media de edad de los atunes rojos capturados por las almadrabas es de 12 años, con un peso aproximado entre los 150 y 250 kg.




En abril y mayo se produce la levantá del atún rojo junto con otra de las fases más interesantes  que se pueden contemplar, el ronqueo o proceso de despiece del atún, preparación y transformación del atún de almadraba en suculentos derivados, del que se aprovecha el 100%. Las huevas y la mojama del atún son muy apreciadas. Por tal motivo es considerado como el jamón ibérico del mar al aprovecharse prácticamente todo.

Esta actividad favorece el turismo gastronómico, generando beneficios en el sector hostelero y de restauración de la zona, formándose en torno a ella, apreciadas rutas gastronómicas.


Barcos almadraberos en el río Barbate

El atún rojo se ha ganado a pulso la consideración de producto “gourmet” al poseer un elevado prestigio tanto en los mercados andaluces como en los japoneses que se lleva la mayoría de la producción.

Al tener un peso elevado y un fuerte desarrollo muscular, genera un elevado contenido en lípidos con pigmentos del grupo hemo. Es un producto de primera categoría por sus aportes nutritivos. En su composición predomina el agua, las proteínas, lípidos, vitaminas y minerales.

En Andalucía, cuando comienza el solsticio de verano y el calor aprieta -como dicen en mi tierra-, los termómetros se disparan y por tanto, no estaría nada mal como previsión tener cerca un buen botijo junto al gazpacho andaluz acompañado de algún que otro lingote de "oro rojo" -atún de almadraba- considerado como un auténtico manjar de nuestra dieta mediterránea y dejarnos seducir por las playas vírgenes de la Costa de Trafalgar, desde Conil hasta Tarifa pasando por Caños de Meca, Barbate, Zahara de los Atunes, Bolonia y Tarifa que conocen muy bien el término "oro rojo" de almadraba que protagonizan la vida de muchos de sus vecinos

Desde Taraf al Ghar hasta Tarifa para el Blog de mis culpas






Bibliografía

El atún rojo de almadraba española