miércoles, 25 de mayo de 2016

“Últimos días en Colliure, 1939 y otros estudios breves sobre Antonio Machado” por Jacques Issorel


Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
“Caminante no hay camino,
Se hace camino al andar…”

Fue una clara tarde, casi del lento verano. La fuente de la Fundación Fernando Villalón vertía sobre el mármol blanco su monotona cadencia de agua mientras Jacques Issorel estimulaba nuestros tímpanos con su clase magistral. Sin duda alguna, un acto relevante en la vida cultural de mi pueblo, ubicado en la frontera de su propia esperanza.

El pasado lunes 23 de mayo de 2016 tuvimos la satisfacción de asistir en el patio de la Casa de la Cultura de Morón de la Frontera -antigua casa de don Jerónimo Villalón-Daóiz Halcón, hermano del ilustre poeta don Fernando Villalón-, a un acto significativo en la vida cultural de Morón. La presentación del libro “Últimos días en Colliure, 1939 y otros estudios breves sobre Antonio Machado” (Editorial Renacimiento, 2016) por el conocido hispanista francés Jacques Issorel, catedrático emérito de la Universidad “Vía Domitia” de Perpiñán (Francia), que no dejó indiferente a ninguno de los allí asistentes. 

Jacques Issorel es profesor de lengua y literatura española en la Universidad de Perpiñán desde 1971. Visita Morón por vez primera en el año 1977.

El acto cultural estuvo presentado por Juan Diego Mata, director de la Biblioteca Pública Municipal “Cristóbal Bermúdez Plata” quien elogió la figura y obra de Jacques Issorel, conocido en Morón de la Frontera por ser un gran conocedor y divulgador de la vida y obra del poeta de “Andalucía la Baja”, Fernando Villalón. Una parte importante de la obra de Jacques Issorel se ha dedicado al proceso de elevar la indiscutible talla del poeta Fernando Villalón situándolo en el mapa de la gran poesía española de la Edad de Plata.


Comenzó el acto Jacques Issorel con una breve biografía sobre el poeta Antonio Machado destacando que durante sus 64 años tuvo varias fechas importantes en su vida en las que fue evolucionando, pasando de ser un bohemio parisino en su primera época hasta llegar a ser un escritor comprometido. 

Anterior a 1904 Antonio Machado tuvo una vida de bohemia con su hermano Manuel, traductor de la Editorial Garnier. En esos años escribiría en la revista satírica “La Caricatura”. Antonio Machado frecuenta con asiduidad la Biblioteca Nacional en París casi todos los días de la semana, leyendo a los clásicos como Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, etcétera.

Antonio Machado obtiene el grado de bachiller a los 25 años. Tardó tanto en acabarlo debido a que la enseñanza tradicional no le interesaba en absoluto, después de haber pasado antes por la Institución Libre de Enseñanza.



En 1903 publica Soledades escrito en 1902. El año 1904 será una fecha clave a sus 29 años, desde el punto de vista humano y económico. Muere su abuela en 1904 y la economía de los Machado se resiente al encontrarse sin ingresos para vivir. El poeta expresa su malestar, su deseo de amor frustrado.


Desde el punto de vista literario e intelectual publica una reseña de "Alias Tristes" de Juan Ramón Jiménez.

…yo no puedo aceptar que el poeta sea un hombre estéril que huya de la vida para forjarse quiméricamente una vida mejor en que gozar de la contemplación de sí mismo. Y he añadido, ¿no seríamos capaces de soñar con los ojos abiertos en la vida activa, en la vida militante?...

Antonio Machado en 1904 le manifiesta por carta a Unamuno que el poeta si se dedica solo a su mundo interior se convierte en un hombre estéril. Será a partir esa fecha cuando Antonio Machado esté preparado para saltar la tapia de su corral. A partir de esta reseña, los avatares de la vida le llevan a una completa madurez.

Otra fecha clave será 1907 cuando en abril va a Soria y descubre la belleza de la primavera en el paisaje castellano. Escribe “A orillas del Duero” y el poema “Acacias” donde se rebela su estado de ánimo.

Será a partir de 1907 cuando entrelaza poesía y militancia que unas veces confluyen y otras derivan por distintos derroteros. El amor dinamiza y fortalece al poeta en su nueva vida. Su militancia a través de la pluma literaria comienza con el primer escrito de Antonio Machado en Soria “Nuestro patriotismo y la marcha de Cádiz”.

Castilla miserable, ayer dominadora, 
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora...
Somos los hijos de una tierra pobre e ignorante, 
de una tierra donde todo está por hacer...

Sabemos que no es patria el suelo que se pisa,
sino el suelo que se labra;…

Pero Leonor muere en 1912 y Antonio pide el traslado a Baeza (1912-1919).

Campos de Castilla se publicaría en 1912

Del pasado efímero 

…Este hombre no es de ayer ni es de mañana, 
sino de nunca; de la cepa hispana 
no es el fruto maduro ni podrido, 
es una fruta vana 
de aquella España que pasó y no ha sido, 
esa que hoy tiene la cabeza cana.


Y del mañana efímero

La España de charanga y pandereta
cerrado y sacristía,
devota de Frasquelo y de María,
de espíritu burlón y alma inquieta,…

Hasta ahora la militancia había sido literaria pero a partir de ahora comienza su compromiso con la Liga Educación política española de Ortega y Gasset (1914). Será el primer eslabón de una larga cadena de compromisos de afirmar sus convicciones republicanas ante sus enemigos.

En 1914 se produce la I Guerra Mundial. España fue neutral, pero el conflicto acentúa el enfrentamiento en España entre derechas e izquierdas.

Las izquierdas eran aliadófilos (derecho, libertad, la razón).

Las derechas eran germanófilas porque veían el modelo de la derecha tradicional “disciplina, orden, autoridad”. 

En los últimos meses del año 1919 un grupo de intelectuales segovianos, a los que se une Antonio Machado, crearon la Universidad Popular Segoviana con el fin de acercar la cultura al pueblo, realizando cursillos para los obreros y criadas (analfabetos) dando clases gratuitas. Entre 1919 y 1931 crea en Segovia junto a otros la Liga de los Derechos Humanos y lo nombraron presidente. 

Otra vez aparece Antonio Machado en primera fila y su nombre aparece en los miles de periódicos.

Antonio Machado no es ajeno a la complicada situación que atraviesa el país. Todo lo contrario, se implica con otros intelectuales en multitud de actos e iniciativas que buscan la defensa de los derechos y libertades que están siendo vulnerados o sacrificados en pro del orden. Así, el 4 de marzo de 1922 firma el manifiesto de la Liga española para la Defensa de los Derechos del Hombre. Machado será el Presidente de la delegación segoviana de la Liga.

Los acontecimientos políticos y sociales siguen preocupando a Machado y a la intelectualidad de la época. El 11 de febrero de 1926, Machado firma el manifiesto de la Alianza Republicana con el objetivo común de poner fin a la Dictadura de Primo de Rivera y a la monarquía. Al manifiesto se adhirieron personalidades de diversa procedencia como Blasco Ibáñez, Marañón, Ramón Pérez de Ayala, Ortega y Gasset y Unamuno.

El 31 de julio en plena Guerra Civil, Antonio Machado participa en un Manifiesto publicado en el diario “Sol” a favor del pueblo y de la República en defensa de las libertades y contra el fascismo tanto en España como en el extranjero.

En 1936 Antonio quiere permanecer en Madrid pero ya le faltan las fuerzas.

¡Madrid, Madrid; qué bien tu nombre suena,
rompeolas de todas las Españas!
La tierra se desgarra, el cielo truena,
tú sonríes con plomo en las entrañas.

Madrid, 7 de noviembre de 1936.

Cuando el 18 de julio de 1936 estalla la Guerra Civil española, Antonio Machado reside en Madrid con su madre Ana Ruiz, su hermano José y su esposa Matea Monedero junto a sus tres hijas. 

Desde el año 1931 enseña francés en el Instituto Calderón de la Barca y más adelante en el Instituto Cervantes.

En el otoño, cediendo a las amistosas presiones de León Felipe y Rafael Alberti, consiente en abandonar la capital asediada y bombardeada por las tropas franquistas.

Antonio viejo y cansado publica solo en La Vanguardia veintinueve artículos, lo que demuestra su gran generosidad. Al mismo tiempo realiza discursos en la radio.

El viernes 16 de julio de 1937 se publica en la portada de La Vanguardia “El poeta y el pueblo”, un discurso de Antonio Machado para el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura organizado por la Alianza de Intelectuales Antifascistas celebrado en Valencia.

Se puede observar que Antonio Machado siempre estuvo sin vacilar al lado del gobierno republicano. A lo largo de sus 35 años de vida creativa siempre fue coherente con sus actos.

Según su biógrafo Ian Gibson

Su nombre queda limpio y glorioso ante la historia.

Foto. Fundación Fernando Villalón

Después de realizar una breve biografía sobre Antonio Machado, Jacques Issorel hizo referencia a su libro comentando que ha sido el resultado del azar y de la necesidad de escribir todos estos recuerdos para poder transmitirlos.

En este libro se relatan los últimos veintiséis días de la vida del poeta en el Hotel Bougnol-Quintana, rodeado del cariño de la dueña del hotel, Pauline Quintana y de los habitantes del pueblecito catalán como Juliette Figuéres y Jacques Baills, testigos directos, cuyos testimonios presenta Jacques Issorel a fin de componer un detallado informe de los últimos pasos del poeta en Collioure que coincide con la derrota republicana.

En abril de 1938, las autoridades republicanas ruegan al poeta que abandone Valencia y se refugie en Barcelona, donde permanecerá con su familia hasta enero de 1939. El 15 de enero de 1939, las tropas "nacionalistas" toman Tarragona. Barcelona está amenazada y comienza el terrible éxodo de 500.000 españoles republicanos que huían ante el avance de las tropas franquistas en medio de la confusión y la desesperación.



El 22 de enero, tres días antes de la caída de la capital catalana, Machado y su familia forman parte del convoy que se dirige a la frontera francesa. La noche del día 27 atraviesan Port Bou bajo la lluvia. En la estación de Cerbére extenuados y tiritando de frío, pasan la primera noche en tierra francesa en un vagón olvidado en una vía muerta. Al día siguiente, el 28 de enero, la familia Machado toma el tren hasta Collioure acompañados de Corpus Barga. La madre de Machado preguntaba al oído a Corpus Barga:

“¿Llegamos pronto a Sevilla?.”

Llegó a Collioure el poeta con su anciana madre, su hermano José y la esposa de éste, Matea Monedero, un 28 de enero de 1939. Jacques Baills jefe de la estación de Perpiñán vio llegar el 28 de enero de 1939 a cuatro personas vestidas de negro en el andén. Allí conoció a Antonio Machado. Le preguntaron si conocía un hotel y éste le señaló el Hotel Quintana donde se alojaba. Jacques Baills llevaba a su madre en brazos. Cuando llegaron observó el nombre de Antonio Machado en la lista del hotel y le preguntó si era el poeta que había leído.

Me atreví a preguntarle si el profesor que estaba en el hotel era Antonio Machado, el poeta que conocía. Y entonces sin darse importancia ni nada, sin ni siquiera sonreir, me dijo:

-Sí, soy yo”
Jacques Baills


"De repente Baills se vio enfrente de un poeta cuyos poemas había copiado a mano en su cuaderno de alumno de clases nocturnas para adultos, que se había aprendido de memoria».

Por primera vez desde que salieron de Barcelona, Machado y su familia duermen en una cama en el Hotel Bougnol-Quintana. Los sufrimientos físicos y morales que tuvo que soportar Antonio Machado desde que salió de Madrid agravaron una salud ya precaria. Gran fumador, enfermo de corazón, el poeta ve con toda claridad que tiene un organismo gastado y que carecían de todo al llegar a Francia.

Monumento a Antonio Machado en Baeza

Antonio Machado muere el 22 de febrero de 1939, a las tres y media de la tarde. El entierro del poeta sería al día siguiente, 23 de febrero. Cuando se bajo a Antonio Machado de la habitación donde estaba para llevarlo al cementerio, el ataúd estaba envuelto en una bandera republicana. Mientras tanto se había corrido la voz de que había muerto Antonio Machado. Aunque la gente no lo conocía, se sabía que acababa de desaparecer uno de los más grandes poetas de la España republicana. El féretro sería llevado a hombros hasta el cementerio por algunos milicianos de la Segunda Brigada de Caballería “Andalucía”.



Su humilde entierro estuvo a la altura de la humildad de un hombre íntegro, siempre ligero de equipaje.

Una familia amiga de Madame Quintana (Marie Deboher) cedió un panteón para que enterraran provisionalmente a Antonio Machado. Su madre Ana Ruiz moriría tres días después. Será enterrada provisionalmente en una fosa municipal del cementerio de Collioure. 

Pero en el año 1945 la familia necesitó usar dicho panteón y el comité de Antonio Machado del que Jacques Baills era tesorero, «decidió entonces lanzar una suscripción a fin de que se construyera una tumba para el poeta y su madre».


Al carecer de tumba propia el poeta, el Comité de Antonio Machado, Josep María Corredor y Pablo Casals se interesaron por el asunto y en 1957 lanzaron un llamamiento a través de una suscripción popular para que se construyera una tumba digna para el poeta en Colliure. Afluyeron donativos del mundo entero. El Ayuntamiento de Collioure cedió gratuitamente el terreno en el que fue construida la tumba. 


Tras la construcción de la tumba, Machado y su madre pudieron reposar, el uno junto al otro, en el cementerio de Collioure donde siempre ha permanecido vivo el recuerdo de Antonio Machado como símbolo de la España republicana vencida y exiliada. 

El traslado de los restos mortales de Antonio Machado y su madre, tuvo lugar el 16 de julio de 1958.

La guerra Civil española supuso una enorme ruptura en el desarrollo de la vida española que contribuyó a ahondar las diferencias ideológicas de su tiempo. En España se jugaba el futuro de las democracias europeas ante el empuje del nazismo y fascismo. Pero las potencias occidentales no tuvieron altura de miras al darse cuenta demasiado tarde de que la Guerra Civil española resultaría el detonante de lo que ellos sufrirían después en sus carnes con el nazismo en la II Guerra Mundial.

Josep María Corredor le comentó a Jacques Issorel que había en Perpiñán un señor que había tratado a Antonio Machado en Collioure durante la breve estancia del poeta en el Hotel Bougnol-Quintana. Gracias a Josep María, conocería días después a Jacques Baills, el antiguo jefe suplente de la estación de Collioure que vio bajar del tren de las cinco y media de la tarde, procedente de Cerbére, aquel 28 de enero de 1939 a Antonio Machado. Su madre, Ana Ruiz, su hermano José y Matea, la esposa de este. Baills les orientó hacia el Hotel Pauline Quintana, donde él mismo se alojaba.

Casi ochenta años después de la muerte del poeta Antonio Machado su obra y su vida permanecen intactas. A comienzo de los años 80, a iniciativa de Manolo Valiente, un artista moronense exiliado en Francia, la Fundación Antonio Machado de Colliure decide colocar un buzón sobre la tumba del ilustre poeta para conservar todos los testimonios de admiración. Cada año la Fundación Antonio Machado conmemora el domingo más próximo al 22 de febrero, el recuerdo de la muerte del poeta.

Existen unos sólidos lazos entrelazados entre Colliure y nuestro poeta Antonio Machado que han convertido al pequeño pueblo francés en un centro de peregrinación de admiradores del poeta que moviliza a los hijos de los republicanos, a profesores y alumnos o turistas para dejar simplemente unas flores, unas estrofas, cartas y mensajes en el mítico buzón, que lee y archiva la Fundación Antonio Machado de Collioure con el objetivo de mantener vivo el recuerdo del poeta, su obra y pensamiento.

La Fundación Antonio Machado de Collioure fue creada en 1977 a iniciativa de Monique Alonso, Antonio Gardó y Manolo Valiente (1908-1991) siendo presidida por el alcalde de Collioure. La Fundación conserva y archiva todas las cartas y documentos que recibe el buzón situado en su tumba de Colliure.




Antonio Machado escribiría en Collioure un solo verso y anotó en inglés el comienzo del monólogo de Hamlet "To be or not to be" sobre un papel arrugado que su hermano José encontró en el bolsillo del gabán varios días después.

El autor del libro analiza ese último verso que Machado escribió antes de morir. Un solo verso, tan rico y tan expresivo que es todo un poema.

“Estos días azules y este sol de la infancia”.

Terminó la presentación del libro con el apartado de “ruegos y preguntas” comentando Jacques Issorel sobre las tentativas de repatriar los restos del poeta Antonio Machado a España que han fracasado a causa de la oposición de José Machado y posteriormente de los depositarios del poder que les dejó el hermano del poeta.

“Nosotros (José Machado) nos oponemos a todo traslado de estos dos cuerpos a España como una disposición contraria en el actual estado de cosas a los sentimientos que impulsaron a Antonio Machado y a Ana Ruiz a desterrarse.


El epílogo del acto cultural concluyó con la firma de ejemplares “Últimos Días en Collioure, 1939 y otros estudios breves sobre Antonio Machado” por parte de su autor Jacques Issorel.

A Antonio Machado, hombre íntegro, decente y siempre ligero de equipaje le gustaba viajar en un vagón de tercera. Sin embargo Sevilla, Soria, Baeza, Segovia, Madrid, Rocafort y Colliure serán siempre lugares de primera en los grandes lugares machadianos.




Conocer nuevos testimonios sobre la vida y obra de nuestro poeta nacional don Antonio Machado reactiva y nutre nuestro apetito cultural. Su legado nos pertenece a todos cuya muerte prematura en palabras del escritor Caballero Bonald supuso “la desaparición dramática de un hombre decente”.

Ahora nos queda pasar unas horas en compañía de uno de los escritores líricos más importantes de España don Antonio Machado, gracias a Jacques Issorel.

Desde la Fundación Fernando Villalón, con Jacques Issorel para el blog de mis culpas...


Enlaces interesantes



lunes, 16 de mayo de 2016

Prólogo


Foto  Antonio Ramos www.aerofotoramos.com

¡Muchas gracias por compartir conmigo el blog que estás leyendo!.

!Desde la ciudad del Gallo, MORÓN-Sevilla-España!.
Paz,  amor  y alegría a los pueblos del mundo. Espero que la sonrisa nos  acompañe  cada día y que la discordia nunca se encuentre en nuestro  camino.



Foto Antonio Ramos www.aerofotoramos.com

¡Oh, alcazaba de Morón!...
¡Hasta cuando, tu desencanto!.


Llegaste a ser "Alkevirato" en tiempos remotos,
efímero "Reino de Taifas", en tiempos pretéritos.
"Refugio de castilleros", que cuidaron de tu entorno
 y castillo de las artes, entre bellos sueños rotos.


¡Thank so much for sharing with me the blog that you´re reading right now!.

¡From the plucked Rooster city, MORÓN-Sevilla-Spain!.


Peace, love  and harmony to the people of the World.  I hope that the smile  stay  with us each day and we never find discord in our ways.



La inmensa mayoría de las fotografías de este blog han sido realizadas por propio su autor. No obstante, es posible que existan algunas fotos obtenidas de la web para ilustrar algún artículo en concreto sin uso comercial. 

Por tanto, si alguna imagen hubiese que retirar por cualquier razón, se agradece la comunicación, para proceder a su retirada lo antes posible.



viernes, 13 de mayo de 2016

En busca de las huellas de don Antonio Machado (I)



Huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales.
Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así
tendréis una idea aproximada de vuestra estatura.

Antonio Machado

Decía el gran cantautor Paco Ibáñez que tan magistralmente se ha inspirado en las poesías de Luís de Góngora, Gustavo Adolfo Bécquer, Federico García Lorca, Antonio Machado, Rafael Alberti, Luís Cernuda, León Felipe, Miguel Hernández, etcétera…

“Si una canción, una puesta de sol o unos versos te siguen emocionando, entonces estás vivo”.

Desde Morón, tierra de la Cal, del Flamenco y de nuestra propia esperanza, emprendemos nuestra propia ruta machadiana –intentando hacer camino al andar-, en busca de esa enorme huella que nos dejó como legado ético nuestro gran poeta de la "Generación del 98". 

Se conoce como la "Generación del 98" a un grupo de escritores nacidos entre 1864 y 1876 que se vieron profundamente afectados por la crisis moral, política y social que desencadenó la pérdida de los últimos jirones de nuestro imperio (Cuba, Puerto Rico y Filipinas en 1898). Muchos intelectuales sintieron aquella derrota como una humillación y como un fracaso político. De aquel año 1898 viene el dicho "Más se perdió en Cuba".

Si la batalla de Trafalgar -21 de octubre de 1805-, trajo como "efecto colateral" que España pasara a un segundo plano al dejar de ser hegemónica en los mares del mundo dejando el liderazgo a la marina inglesa, el año 1898 con la guerra con Estados Unidos fue el epílogo definitivo del imperio más grande y frágil que jamás haya existido.

Sin embargo, el año 1898 es testigo del nacimiento de Federico García Lorca, considerado uno de los mejores poetas y dramaturgos del siglo XX.

Don Antonio Machado siempre ligero de equipaje murió hacia el exilio “casi desnudo, como los hijos de la mar”. El autor de Campos de Castilla fue un ejemplo de honestidad e integridad humana y ética con mayúsculas, síntesis de la cultura y antítesis de la guerra cuya vida y obra que al igual que Federico García Lorca, Miguel Hernández y Juan Ramón Jiménez, más allá de la poesía compartían su lealtad a la República pagando un altísimo precio al ser represaliados con el exilio, la cárcel o la muerte. 

Por tanto, han pasado por derecho propio a la Memoria Colectiva del pueblo español, -esa que permanece perenne y que no puede ser adulterada por substratos o reminiscencias ideológicas almacenados en los pozos de la historia-. 

Las huellas de Antonio Machado proyectan gratas sensaciones que nos transmite el alma del poeta y mejor persona, que llegó a ser en el buen sentido de la palabra, un hombre bueno.

La vida de Antonio Machado es un ejemplo de integridad humana; fue una vida llena de soledades acompañadas de las penurias de un docente en aquéllos tiempos pretéritos, al que la trágica Guerra Civil le desgarró el alma -como a decenas de miles de personas-, con un dolor lacerante en su corazón acompañado de la enfermedad y el exilio cuyas trágicas consecuencias fueron su propia muerte y la de su madre Ana Ruiz, en Colliure.



Se percibe cierta emoción al encontrarnos por vez primera en el patio de los limoneros (Palacio de las Dueñas) donde dejó reflejada su infancia en sus bellos poemas; el aula donde impartió sus clases en Soria, Baeza, Segovia y su triste destino en Colliure, en un largo peregrinar hacia la mar.

En Colliure se encuentran los restos mortales de Antonio Machado. Su tumba se ha convertido en un lugar de peregrinación para admiradores del poeta y republicanos españoles -como si de un "santo laico" se tratara-. 

Los últimos días de Antonio Machado simbolizan también la derrota de la Segunda República en la Guerra Civil.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.


…Comenzamos nuestra ruta visitando el jardín de los limoneros en el Palacio de las Dueñas de Sevilla, un bello lugar donde se rezumen los efluvios de su infancia, inmortalizado en sus famosos versos.

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.



Los primeros años en Sevilla de nuestro inmortal poeta Antonio Machado transcurren en una de las viviendas del célebre Palacio de las Dueñas, -sito en la calle del mismo nombre-, junto a sus padres y abuelos. Fue el segundo de cinco hermanos; su padre era flamencólogo y su abuelo médico y profesor. En 1881 su padre publica la “Colección de cantes flamencos”, bajo el pseudónimo de Demófilo.

Mientras tanto, Antonio Machado y su hermano Manuel acuden a la escuela de párvulos de don Antonio Sánchez. Los recuerdos de Antonio en su ciudad natal son todos infantiles.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Machado fue un poeta comprometido, universal y uno de los más importantes de la Generación del 98. Nació en el mismo palacio, como recuerda una lápida colocada por el ayuntamiento de Sevilla en el año 1985, en la galería del patio principal:



“En una vivienda de este palacio nació el 26 de julio de 1875 el poeta Antonio Machado. Aquí conoció la luz, el huerto claro, la fuente y el limonero. Ayuntamiento de Sevilla, 1985”.

En 1883 la familia de Antonio Machado decide trasladarse a Madrid porque a su abuelo Antonio Machado y Núñez le han concedido una cátedra en la Universidad Central, fijando su nueva residencia en la calle Claudio Coello. Pronto irá a la Institución Libre de Enseñanza, muy distinta de la escuela sevillana recordada por el poeta.

Los profesores de la Institución Libre de Enseñanza -que fuera fundada por Francisco Giner de los Ríos en 1876-, tienen un trato cercano con los alumnos. No se aprende de memoria sino a través de la observación y del diálogo socrático. No hay exámenes siendo frecuentes las excursiones y salidas al campo, ciudades y pueblos cercanos a Madrid. Todo era pedagogía. Antonio Machado recordaría siempre con afecto su paso por la Institución Libre de Enseñanza. 

En Madrid, Antonio Machado recordaría siempre con afecto su paso por la Institución Libre de Enseñanza donde se educó y a cuyos maestros siempre guardó vivo afecto y profunda gratitud -Joaquín Sama, Manuel Bartolomé Cossío pero sobre todo, el fundador y alma de la Institución, don Francisco Giner de los Ríos, catedrático de Derecho y amigo de su padre, que no desdeñaba en dar clases a párvulos y bachilleres, pues estaba convencido de que el porvenir de España se ventilaba en la escuela-. 

Con la Institución LIbre de Enseñamza descubriría Antonio Machado la Sierra de Guadarrama. En su elegía al maestro Giner, en 1915:

Allí el maestro un día
soñaba un nuevo florecer de España


De aquella época data su amistad con intelectuales como Federico García Lorca y la intensa correspondencia que mantuvo con Miguel de Unamuno. A la muerte de don Francisco Giner de los Ríos, Machado le dedicó un bello poema “el viejo alegre de la vida santa”. En un artículo de 1905 escribió:

“…Los párvulos aguardábamos, jugando en el jardín de la Institución, al maestro querido. Cuando aparecía don Francisco, corríamos a él con infantil algazara y lo llevábamos en volandas hasta la puerta de la clase…En su clase de párvulos como en su cátedra universitaria, don Francisco se sentaba siempre entre sus alumnos y trabajaba con ellos familiar y amorosamente. El respeto lo poníamos los niños o los hombres que congregaba el maestro en torno suyo. Su modo de enseñar era el socrático, el diálogo sencillo y persuasivo. Estimulaba el alma de sus discípulos –de los hombres o de los niños- para que la ciencia fuese pensada, vivida por ellos mismos”.

Instituto San Isidro en Madrid. Foto: Cristóbal Manuel

En junio de 1899 realiza su primer viaje al París de la pintura impresionista. Allí traba amistad con Oscar Wilde y Pío Baroja. En 1902 realiza su segundo viaje a París, donde conoce al poeta consagrado Ruben Darío. A su regreso comienza su amistad con Juan Ramón Jiménez.


Pero Antonio Machado siente nostalgia de Madrid y vuelve preocupado por su futuro. Tiene veinticinco años y aún no es ni siquiera Bachiller cuando su hermano era ya licenciado en Filosofía y Letras.

Después de haber realizado sus primeros estudios en la Institución Libre de Enseñanza, comienza sus estudios de bachillerato como alumno libre en 1889 en el Instituto de San Isidro y al año siguiente en el Instituto Cardenal Cisneros que no concluirá hasta once años después, en 1900. El 25 de septiembre de 1900, consigue su título y se matricula en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid.

“Mi adolescencia y mi juventud son madrileñas”.

En 1901 aparecen sus primeros poemas publicados en la revista modernista "Electra". A primeros de agosto de 1902, Antonio regresa a Madrid y a finales de enero de 1903 aparece la primera edición de "Soledades", primer libro de poesías de Antonio Machado.

En 1906 prepara las oposiciones a la cátedra de francés de instituto de segunda enseñanza.

En abril de 1907 obtiene una de las cátedras de francés y elige Soria. El 1 de mayo toma posesión de la cátedra tras una breve visita a la ciudad del Duero y a su regreso escribe el poema "A orillas del Duero". Ese mismo año se publican "Soledades, Galerías y otros poemas".


Desde el Palacio de las Dueñas en Sevilla -donde Antonio Machado pasara su infancia-, para el Blog de mis culpas...





Enlaces interesantes



martes, 10 de mayo de 2016

Efluvios de dolor, en el Valle de la Sauceda


Los efluvios de la primera visita al Valle de la Sauceda quedarán grabados para siempre en la retina del recuerdo, destacando su vertiente histórica, la biodiversidad dentro de la última selva jurásica del arco mediterráneo occidental junto con el aprovechamiento de los recursos naturales desde tiempos antiguos y que brillan con luz propia en el Parque Natural de los Alcornocales.

Se podría considerar al Valle de la Sauceda como un auténtico “paraíso terrenal” que llegó a ser en tiempos pretéritos antiguo lecho de bandoleros, republicanos y maquis, entre la utopía y el ingrato olvido. 


Decía el poeta chileno y premio nobel Pablo Neruda que muere lentamente quien no viaja, quien no lee... Por tanto, enarbolamos de nuevo nuestras naves -desde la tierra de la Cal y del Flamenco ubicada en la frontera de nuestra propia esperanza-, colocando nuestro sextante hacia la carretera A-373 que transita desde Ubrique hasta el Puerto de la Víbora y posteriormente dirigirnos a la A-375 que nos llevará al Puerto de Galis.



En su estratégica venta ubicada en el cruce del mismo nombre, degustamos las tradicionales rebanadas de pan de pueblo con manteca “colorá” para recuperar fuerzas y proseguir nuestra ruta.

Un poco antes de llegar a la venta del Puerto de Galis -a la altura del cortijo de “El Marrufo”-, nuestra retina capta un panel ilustrativo que nos indica que este lugar forma parte de la Memoria Histórica de Andalucía al haberse encontrado en el cortijo “El Marrufo”,  la mayor fosa común de la Guerra Civil española en la provincia de Cádiz.


Los vecinos del lugar conocen esa zona como "la majá (majada) de los muertos". Los restos encontrados se encuentran en el cementerio de la Sauceda.

En julio de 2016 se cumplirá el 80º aniversario del comienzo de la Guerra Civil española cuya “sinrazón” se proyecta hasta nuestros días como substrato de ciertas posiciones ideológicas. Una fecha que tal vez, pase desapercibida para las nuevas generaciones pero cuyo dolor lacerante polariza aún sentimientos debido a que sus heridas no han cicatrizado correctamente ni han sido tratadas con el rigor histórico necesario.

Como se hace camino al andar, desde el Puerto de Galis tomamos la dirección a la C-3331 que transita hasta Jimena de la Frontera.  A 4 km. del cruce nos encontramos el Cementerio de la Sauceda, también lugar de la Memoria Histórica de Andalucía. Desde la carretera se observa una verja de madera que nos permite acceder a un camino descendente que tiene aproximadamente 100 metros de largo por 2 metros de ancho y con solería de piedra. Un rincón de paz y de dolor situado en un enclave privilegiado del Valle de la Sauceda, en pleno Parque Natural de los Alcornocales. 



El Valle de la Sauceda ha sido testigo de la ignominia de tiempos pretéritos. Ha sido restaurado por el Foro de la Memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de familiares represaliados por el franquismo de la Sauceda y el Marrufo.

Durante los meses de noviembre de 1936 a finales de febrero de 1937 el Valle de la Sauceda quedará estigmatizado para la historia como un lugar de destrucción, dolor, tragedia y terror al producirse en la antigua y desaparecida aldea de la Sauceda un auténtico genocidio al quedar arrasada por las fuerzas “nacionalistas”. Los vecinos de la aldea que sobrevivieron al ataque serían torturados, ejecutados y arrojados en las fosas comunes en el Cortijo del Marrufo.

La Sauceda será trágicamente conocida como el último refugio republicano de la provincia de Cádiz que se mantuvo fiel a la República. Allí se ocultaron muchas personas que huían hacia Málaga -entonces republicana-, para evitar ser apresados y ejecutados. El Valle de la Sauceda -como tantos otros lugares de la Memoria Histórica-, está impregnado de ese dolor lacerante del que brotan sentimientos que permanecen vivos en la retina de la historia mezclada con efluvios de utopía.

La Legión Cóndor formada por voluntarios de la Lufwaffe como apoyo decidido de Hítler al ejército de Franco llegó al puerto de Cádiz el 6 de octubre de 1936. A los pocos días los sediciosos fascistas por tierra y la aviación nazi provocaron un auténtico genocidio que borraron del mapa a todo un pueblo para siempre “La Sauceda” y que la memoria aunque efímera intenta recuperar. La enorme ofensiva nacionalista provocará crímenes catalogados de “Lesa Humanidad”. A cientos de campesinos indefensos que tan sólo pretendían defender su vida y la de su familia, le fueron taladas sus vidas.



El Valle de la Sauceda está cargado de simbolismo al haber sido un ejemplo de resistencia en defensa del legítimo régimen republicano. Este lugar de la Memoria Histórica de Andalucía pasará a la historia por haber sido un escenario de terror institucionalizado por el ejército rebelde.

Este genocidio se cometerá bajo las directrices marcadas desde el mando militar del Sur, a las órdenes del inefable Queipo de Llano cuyos bandos de guerra autorizaban a los comandantes militares -que sin escrúpulos- a eliminar físicamente a todas aquéllas personas que se opusieran al golpe de estado que acababa de producirse el 18 de julio de 1936 en la Península. Como consecuencia de tanta “sinrazón”, comenzaba la jauría contra decenas de miles de hombres y mujeres inocentes que fueron humillados, detenidos, torturados y hechos desaparecer por las fauces del odio.

La mentalidad fascista de la época se puede resumir en el discurso de Mola el 19 de julio de 1936:

“Hay que sembrar el terror…hay que dejar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros”.

A comienzos de la Guerra Civil le fueron taladas las vidas, los sueños y las ilusiones a cientos de campesinos inocentes en La Sauceda cuya desaparición indiscriminada dejaría sin hilo de transmisión a las generaciones futuras.

Una fatídica fecha donde los antígenos de la “sinrazón”, el odio y la venganza generaron el caldo de cultivo idóneo para que los instintos más primitivos y deplorables del ser humano crecieran exponencialmente, degenerando en una verdadera ignominia in nomen -sin nombre-.

La población de La Sauceda se encontraba dispersa por el territorio asociadas a dos grupos principales: uno alrededor de la Ermita y otro en las cercanías de la Laguna del Moral.


Abrimos con el máximo respeto la verja para visitar el cementerio de la Sauceda. En el centro del cementerio se puede apreciar una cerámica conmemorativa. En el “Pabellón de la Dignidad” se encuentran en nichos definitivos los restos de las 28 personas fusiladas que se han encontrado en el Marrufo y que han sido recuperados y dignificados para siempre, desde el 1 de diciembre de 2012.

En la capilla del cortijo del Marrufo se cometerían las mayores atrocidades por parte de las tropas franquistas.

Este cementerio estuvo abandonado durante muchos años pero su restauración le ha devuelto la dignidad al ser restaurado y encalados sus muros que estuvieron derruidos hasta no hace mucho tiempo. En la fachada principal del Pabellón de la Dignidad se encuentran algunos de los nombres y apellidos que padecieron aquella tragedia y "sinrazón" histórica.




Desde la Sauceda transitamos por la A-375 hasta la entrada natural del Parque de los Alcornocales por Alcalá de los Gazules y Benalup-Casas Viejas como epílogo de nuestra ruta. 

En la Casa de la Cultura se puede observar una gran fotografía de Jerome Mintz. Paseando por sus calles hicimos un alto en el camino para recuperar energías, en el restaurante “La Fábrica”. La retina captaba al fondo la Iglesia Nuestra Señora del Socorro presidiendo la plaza. A la altura de la calle Rafael Bernal, 32 nos encontramos  con el "Hotel Utopía" donde la retina de la historia nos recuerda que se ubicaba  la choza del anarquista Curro Cruz “Seisdedos”, convertida en 1933 en un auténtico estandarte de la revolución de un pueblo que se reveló contra el hambre y la miseria secular. 



Los sucesos de Casas Viejas serían fielmente narrados en el libro de Ramón J. Sénder “Viaje a la aldea del crimen”. Es un texto clave para entender las profundas tensiones políticas y sociales a las que tuvo que hacer frente la Segunda República española y que retrata fielmente la miseria del campo andaluz que condenaba a los hombres y mujeres a la triste soledad con su hambre y miseria secular como caldo de cultivo.

Los primeros muertos. Foto Serrano

La masacre de Casas Viejas ocurrida entre el 10 y el 12 de enero de 1933 constituye uno de los hechos más trágicos de la Segunda República Española abriendo una enorme crisis política en el primer bienio republicano-socialista cuyas consecuencias aprovecharía la CEDA para desgastar la imagen del presidente del Gobierno Manuel Azaña en las Cortes forzando su dimisión, lo que le llevaría a la CEDA en octubre de 1934 a ganar las siguientes elecciones en octubre de 1934.


El latifundismo provocaba la exclusión social y económica de miles de jornaleros sometidos a unas condiciones de vida miserables. La masacre de Casas Viejas fue el grito jornalero que provocó un dolor lacerante en el sur, por culpa de la ancestral miseria resignada y el hambre de miles y miles de familias en el campo andaluz. Un río revuelto de miseria resignada, donde los "caciques" podían disponer de una mano de obra hambrienta, sumisa y barata.

El origen de los latifundios en el sur de España hay que buscarlo durante la denominada “Reconquista”. Los reyes repartieron extensos territorios y privilegios entre los grandes señores de la nobleza, las órdenes militares y la Iglesia. La expulsión de los moriscos a partir del 9 de abril de 1609 despobló las huertas y campos posibilitando ampliar aún más las propiedades de los “grandes señores feudales”. La desamortización en el siglo XIX en vez de solucionar este grave problema, lo aumentó al poner a la venta grandes propiedades que de nuevo fueron adquiridas por aquéllos que poseían la propiedad de la tierra y los grandes recursos financieros.



En otro libro “Los anarquistas de Casas Viejas” Jerome Mintz que vino de Indiana a investigar los sucesos de Casas Viejas se quedaría atrapado por sus gentes a las que estudió, conoció y trató. Su obra gráfica otorga voz a los campesinos y gente sencilla olvidada que hasta ese momento no había tenido cabida en las fuentes históricas oficiales.


"Viaje a la aldea del crimen" de Ramón J. Sénder nos demuestra la fortaleza del periodismo narrativo en 1934 sobre la represión de Casas Viejas en Cádiz. Los sucesos de Casas Viejas y efluvios posteriores legados de padres a hijos forman parte por derecho propio de la historia del pueblo andaluz.


…Jornaleros: España, loma a loma,
es de gañanes, pobres y braceros.
¡No permitáis que el rico se la coma,
jornaleros!.

Jornaleros, Miguel Hernández (Vientos del Pueblo, 1937).

Terminada nuestra ruta transitamos hasta Medina Sidonia en busca de la A-382 que transcurre por Arcos de la Frontera ubicando nuestro punto de mira en nuestro lugar de origen, la tierra de la Cal y del Flamenco ubicada en la frontera de nuestra esperanza.

Desde el Valle de la Sauceda, para el blog de mis culpas...